Y el oro, ¿español o americano?

A principios del verano de 1622, partía del Puerto de Veracruz, en México, el Galeón español Nuestra Señora de Atocha, para reunirse en La Habana con una flotilla de 28 barcos que harían la travesía en convoy hacia España y así defenderse de los numerosos piratas que operaban en la zona. La gran mayoría de los buques llevaban sus bodegas colmadas de productos y tesoros provenientes de las colonias americanas. El tesoro del Nuestra Señora de Atocha por si sólo describe la grandiosidad y valor de la carga, y aún hoy es difícil de creer:

Nuestra-Señora-de-Atocha

El Galeón Nuestra Señora de Atocha. (Haz click para ampliar la imagen)

  • 125 barras de oro
  • 1038 lingotes de plata
  • 582 lingotes de cobre
  • 180.000 pesos en monedas de oro
  • 350 baúles de índigo
  • 525 pacas de tabaco
  • 1.200 libras de orfebrería en plata, casi todo en cubertería
  • 20 cañones de bronce
  • Y más carga no registrada para evitar impuestos, además de las joyas personales de los diversos dignatarios a bordo, que incluían una esmeralda de 77 quilates.

Tales eran las dimensiones de los caudales que las autoridades tardaron dos meses tan sólo en inventariar la carga del buque insignia, lo que retrasó la salida de la flota desde La Habana hasta el 4 de septiembre con rumbo a Sevilla. Pero el destino le guardaba una sorpresa a la impresionante nao y sus riquezas y, tan sólo dos días después, un huracán arrastró al Nuestra Señora de Atocha y a su galeón acompañante el Santa Margarita hacia los Cayos de Florida, hundiendo a ambos con más de 500 hombres, y pasajeros, de los cuales sólo sobrevivieron tres marinos y dos esclavos. Los intentos de rescate por parte de las autoridades españolas se fueron al trasto cuando un nuevo huracán esparció los pocos restos encontrados del Santa Margarita. Aún así, y durante los próximos diez años, los españoles fueron capaces de recuperar buena parte de la carga de este último buque, pero del Nuestra Señora de Atocha nunca más se supo nada. Al menos hasta finales del siglo XX.

Monedas de oro y plata

Monedas de oro y plata del Nuestra Señora de las Mercedes

En 1985, un equipo de cazatesoros comandado por el norteamericano Mel Fisher, encontró por fin el inmenso tesoro hundido tres siglos y medio antes. Fue el propio hijo de Fisher, Kane, el que dio la noticia, aunque unas semanas después, durante los trabajos de izado, Kane y su esposa murieron en el incendio de su barco. El valor de lo extraído hasta ahora está calculado en más de 500 millones de dólares, un 25 % del cual pertenece al estado de Florida, de acuerdo con la legislación de dicha entidad. El resto, para Fisher y sus inversores.

En todas las costas que van desde el Caribe, el Golfo de México, la costa Atlántica de Estados Unidos y hasta los alrededores del puerto de Cádiz, varios miles de barcos vieron su última luz a causa de tormentas, golpes de mar o ataques de piratas, buena parte de Mapa Caribeellos con tesoros y mercancías extraídas de las colonias americanas con destino a la capital en la Madre Patria. Recientemente, un estudio de la Real Armada Española localizó a casi 1.500 naufragios de barcos españoles desde 1767 hasta el siglo XX. Pero eso no es todo, pues aún faltan por inventariar dos archivos más. Según la Asociación por el Rescate de los Galeones Españoles, “solo en el Golfo de Cádiz habría 180 barcos cargados de tesoros valorados en unos 25.000 millones de euros”, lo cual hace muy apetecible para los cazatesoros el expolio de los pecios, como se demostró recientemente con el caso de la fragata Nuestra Señora de las Mercedes, encontrado y expoliado por la empresa Odyssey, aunque esta tuvo que devolver el más de medio millón de monedas de oro y plata a las autoridades españolas, después de que diversas cortes norteamericanas declararan al estado español como propietario único.

El problema es que Estados Unidos si acepta a España como propietaria, simplemente porque ninguno de los recursos en los pecios llegó a ser propiedad de ciudadanos norteamericanos. La mayor parte de los metales provenían de México, Perú y Chile, mientras que los otros productos salían del resto de colonias españolas y es fácil entender que estos países se muestren reacios a admitir la propiedad española de los tesoros. Para no enturbiar más las relaciones con Latinoamérica, el gobierno español prefiere no remover las aguas en búsqueda de sus naufragios, lo que permitiría no sólo el rescate de miles de millones de Euros, sino el de una gran cantidad de tesoros arqueológicos que ayudarían a conocer y entender nuestra historia común.

Atocha

Cruz del Tesoro del Nuestra Señora de Atocha. (Haz click para ampliar la imagen)

Como español nacido en México y a caballo entre las dos culturas, no puedo más que esperar que los gobiernos de todas las naciones involucradas lleguen a un acuerdo para recuperar tamaña riqueza material e histórica. Tanto lo material como lo cultural bien podría ser repartido entre los países en cuestión para mejorar el nivel de vida de sus ciudadanos y para conservar el espíritu de hermandad entre los continentes. No podemos permitir que la política impida la colaboración en el rescate de un acervo cultural de valor incalculable; no podemos ni debemos consentir que un simple desacuerdo económico deje enterrado para siempre nuestro pasado. Estoy seguro que los marineros del Nuestra Señora de Atocha estarían de acuerdo.

 

 

Anuncios

Acerca de J.G.Barcala

Profesor y traductor de idiomas. Comprometido con la libertad, la democracia y el progreso. Aventurero y viajero empedernido. Escritor de todo lo que se preste.
Esta entrada fue publicada en Arqueología, España y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Y el oro, ¿español o americano?

  1. Hola Jesús,
    déjame primero felicitarte por la entrada anterior. ¡Ha sido una pasada! Estoy alucinando con la cantidad de gente que entró a “disfrutarla”… y es que se nota que tu blog está empezando a enganchar. ¡Te lo mereces por la calidad de tus posts, sin duda alguna!
    Si la anterior fue estupenda, esta no se queda atrás. Al igual que “Nuestra Señora de Atocha” otro naufragio increíble es el recuperado por Odissey en el buque inglés “Nuestra Señora de Las Mercedes” (otro navío con nombre de mujer) cuyo tesoro ascendió a medio millón de monedas de oro y plata acuñadas en Perú a finales del siglo XVIII. Pero haciendo un guiño a la historia más antigua otro fantástico descubrimiento fue el que se hizo en los años noventa a 20 metros de profundidad en el mar cercano a una isla griega, se trata del naufragio más antiguo de la humanidad, los restos de una nave de 4.200 años de antigüedad perteneciente a un mercader.
    Quizás no posee tanto oro como los otros pero el tesoro es el navío en sí.
    Un saludo

  2. Stella dijo:

    Tú no podrás creer, que terminé de escribir un cuento breve, donde el destino de la protagonista es Cayo Hueso. Pronto lo subo. A continuación leo tu crónica sobre el oro sustraído a América, y el naufragio de Nuestra Señora de Atocha, en los Cayos de la Florida. El lugar común, pura casualidad.
    Comparto en todo que “no podemos ni debemos consentir que un simple desacuerdo económico deje enterrado para siempre nuestro pasado”.
    En nuestras costas existen varios barcos hundidos, pero las complicaciones han terminado con casi todas las expectativas. Nos queda el nombre del Río de la Plata, que nunca tuvo plata, y sí mucho de río bravío donde naufragaron muchas ambiciones.
    Gracias por compartir.
    Un abrazo y hasta pronto.

    • J.G.Barcala dijo:

      Hola Stella, la vida está llena de casualidades, a mí mismo me ha sucedido que cuando estoy planeando algún artíclo, alguien escribe algo al respecto…
      Espero con ansia tu relato sobre el naufragio de Nuestra Señora de Atocha, un caso que conozco bien porque he podido sumergirme en esas aguas. Y por cierto, ya he publicado en la sección de biografías una breve reseña sobre Rosalind Franklin, espero te guste.
      Un besín y muchas gracias por comentar.

  3. roberto dijo:

    Gracias por lo escrito, y no me refiero solo a lo contenido, sin duda alguna interesante. Si no al escribirlo sin odio, a buscar una unión de lo que tenemos en común a ambos lado del atlántico y no buscando el odio barato que nos separa. De verdad que gracias, de un español que no entiende porque somos tan destructivos los latinos con nosotros mismos.

    • J.G.Barcala dijo:

      Muchas gracias a tí Roberto, por leerme y por comentar. No veo por qué debamos pelearnos a estas alturas. Si hubo algún perjuicio de un país a otro fue hace mucho, y son más las cosas en común que las que nos puedan dividir. Esperemos que algún día los políticos lo vean así.
      Un cordial saludo.

  4. Tomás dijo:

    En mi opinión cualquier objeto que se recupere de los pecios pertenece a los arqueólogos y a la humanidad, sea de latón o de oro puro. Ni español ni americano. Valorarlo en millones de euros es asumir que se van vender en cualquier Sotheby’s al precio del mercado y que no van a estar donde deben, a disposición de los estudiosos y del público.
    Es triste que ni siquiera nos pongamos de acuerdo en recuperar lo que hay sin disputarnos la propiedad. Esas propiedades no tienen valor porque ponerlas en venta está prohibido por la ley.

  5. Pingback: Y el oro, ¿español o americano? | armadamiguelangel

    • J.G.Barcala dijo:

      Esclavitud, explotación y muerte, tienes razón, algo que ha perpetrado la práctica totalidad de las civilizaciones antiguas, desde Asiria hasta la Alemania nazi, pasando por aztecas y romanos…gracias por comentar…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s