De cómo las barbacoas nos hicieron más inteligentes.

Hace un par de días, a raíz de la publicación del artículo “Sopita de dinosaurio para el niño enfermo”, recibí un par de comentarios que como mínimo podrían calificarse de ingenuos, nacidos del absoluto desconocimiento de la realidad histórica y científica en lo concerniente a la evolución y naturaleza del hombre. Uno de ellos decía que “Los humanos no están diseñados para comer carne”, y el otro, que los dinosaurios son como nuestros abuelos y que como tales había de respetarlos. Sobre el segundo apenas quiero pronunciarme pues pocos le prestarían más atención de la debida, y puede haber sido el fruto del descuido o de un cabreo, pero el primero necesita ser rebatido con hechos para evitar que ese falso mensaje se propague aún más, pues lleva ya tiempo incrustado en las mentes de más de un incauto. La arqueología nos proporciona las pruebas.

barbacoas

Hace casi dos millones de años, cuando nuestro antepasado homínido Homo habilis rondaba las estepas africanas en busca de alimento, sus necesidades le llevaban a consumir cualquier cosa que estuviera al alcance de la mano. Su frágil y reducido cuerpo,

Carroñeros

Carroñeros.

apenas protegido de pelo, sin largas y poderosas piernas para correr o filosas garras para competir con los grandes mamíferos de la sabana, le obligaban a ganarse el sustento de lo que dejaban otras especies mejor dotadas, muchas veces los restos de otras presas que aquellos dejaban, convirtiéndose en carroñero nato. Habilis completaba su dieta con raíces, algunos frutos y otros pequeños animales que podía cazar con sus primitivas herramientas, lo que le otorga la categoría de omnívoro, en otras palabras, el que come de todo. Si hubiese basado su alimentación exclusivamente en vegetales, tendría que comer varios kilos al día, lo que era más que inviable, viéndose en la necesidad de consumir carne para obtener las proteínas necesarias. Eso sí, la carne la comían cruda y tuvo que llegar otra especie de homínido para conocer y disfrutar las ventajas de la cocción de la carne y otros alimentos.

Fue Homo ergaster el primer ancestro nuestro que conoció las ventajas del fuego y, a pesar de que aún tardaría en aprender a producirlo, podía obtenerlo directamente de la naturaleza. Probablemente, a ergaster le vino el descubrimiento por casualidad, después de que un incendio forestal dejase algún gran herbívoro tostadito por fuera pero bien asado por dentro y que, por su innata curiosidad, se atreviese a degustar el manjar. La carne asada, con mejor sabor que la cruda además de ser más fácilmente digerida, seguramente le proporcionó un bienestar que le empujó a buscar más oportunidades como esta y, posteriormente, a cocinar él mismo. Los beneficios no se hicieron esperar.

Ergaster

El cerebro humano es el órgano de nuestra anatomía que más energía consume, entre un 20 y un 25% de todas las calorías diarias. Ergaster tenía ya una capacidad craneal de entre 800 y 1100 cm³, menor que la de un humano moderno de entre 1130 y 1450 cm³, pero lo bastante grande como para requerir una ingesta diaria de calorías más alta que sus antecesores. La digestión más eficiente de la carne asada le permitió aprovechar mejor las calorías y utilizarlas para su creciente cerebro, que le ayudó a llevar a cabo más y más complejas funciones, que le convirtieron a su vez en un ser más inteligente (mirad a los leones, que después de un banquete de carne cruda necesitan varios días para hacer la digestión). Y no es que la barbacoa hiciera crecer el cerebro, sino que aquellos especímenes que por herencia habían nacido con cerebros más grandes pudieron sobrevivir y pasar dicha cualidad a sus vástagos. La selección natural hizo el resto.

Ya en tiempos de nuestra especie, Homo sapiens, siempre hemos sido omnívoros, y existen pruebas de que el cuerpo humano se ha adaptado a dicha dieta a través de milenios. (Le debo a mi amigo Martín Talone la siguiente información):

  • Dientes caniniformes diferenciados (para desgarrar carne).
  • Molares bunodontes (cuatro cúspides en un plano, presentes en animales que consumen carne y vegetales).
  • Tubo digestivo relativamente corto y con un único estómago o saco gástrico (a diferencia de los animales herbívoros que tienen tubos largos y a veces más de un estómago o saco gástrico).
  • Visión binocular no periférica (típica de animales depredadores, a diferencia de la visión periférica típica de animales herbívoros).
  • Excrementos de forma alargada (“soretes”, típico de animales carnívoros), en lugar de heces en forma de plasta o bolitas (“bosta”, típica de animales herbívoros).
  • Flora intestinal y enzimas perfectamente capaces de procesar la carne y otros productos de origen animal.

Ahora bien, todo esto no quiere decir que actualmente comer carne asada nos haga más inteligentes, pues al menos en los países desarrollados el hombre moderno consume más calorías de las necesarias y las proteínas extra no servirán de nada. La mejor de las dietas, como no se cansan de repetirnos los nutricionistas, es una dieta equilibrada entre todos los grandes grupos de alimentos, incluida la carne, de eso no hay duda.

piramide-alimenticia

(Haz click para agrandar)

Seguramente aún con toda esta evidencia quedará alguno que insista en que el comer carne es anti-natural para el ser humano, cada loco con su tema. Por otra parte, me parece muy bien que los vegetarianos lo sean por cuestiones filosóficas o religiosas, y debemos respetar sus creencias, pero otra cosa es decir que comer carne es malo para la salud o que el hombre no está preparado para comerla pues, como ha quedado evidenciado, esa idea se aleja mucho de la realidad.

 

 

Anuncios

Acerca de J.G.Barcala

Profesor y traductor de idiomas. Comprometido con la libertad, la democracia y el progreso. Aventurero y viajero empedernido. Escritor de todo lo que se preste.
Esta entrada fue publicada en Alimentos, Evolución, Fósiles y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

54 respuestas a De cómo las barbacoas nos hicieron más inteligentes.

  1. M. Engracia dijo:

    Una entrada genial! Sobre los comentarios… mejor no decir nada… para lo único que nos debe servir es para ver la ignorancia (que está bastante generalizada) y plantearnos donde estamos fallando para que cosas así se lleguen a pasar por la cabeza de alguien. Menos mal que blogs como el tuyo ayuda a superar esa ignorancia y poner los puntos sobre las ies.

    • J.G.Barcala dijo:

      Muchas gracias María Engracia, intento poner mi granito de arena en la divulgación de temas científicos para ayudar a la gente a tomar mejores decisiones. Comentarios tan amables como el tuyo me animan a seguir por ese camino.
      Mil gracias por tus halagos y un besín.

  2. Jose Da Casa dijo:

    Nunca dejaré de comer carne. Me parece perfecto que muchos opten por no hacerlo. Por lo que a mi respecta pueden comer lo que les venga en gana lo único que no acepto es que intenten convencerme, en algunos casos con auténtica pesadez, de lo mal que hago comiendo, yo, lo que quiero.

  3. Nnung dijo:

    Desde hace más de 25 años no como proteínas de origen animal. No es una decisión personal, ya que la misma afecta a otros individuos. No tengo carencias, mis analíticas son perfectas, mis 2 hijos hoy de 22 y 17 años desde su nacimiento tiene la misma forma de alimentación, al igual que yo no presentan carencias, son deportistas y sobresalientes en sus estudios. No tenemos carencias de proteínas, calcio, vitamina b12, hierro, como etc.

    • J.G.Barcala dijo:

      Me parece muy bien Nnug, y me alegra que tanto tú como tus hijos estén saludables, Yo llevo 47 años comiendo carne, y estoy como un roble…;)
      Muchas gracias por comentar y un saludo.

    • gomiam dijo:

      “No tenemos carencias de proteínas, calcio, vitamina b12, hierro”
      ¿De dónde dices que obtienes la B12?

      • J.G.Barcala dijo:

        La mayoría de humanos obtiene la B-12 de productos animales, pescado, marisco, carne roja (especialmente el hígado), huevos, pollo, quesos y otros productos lácteos.
        Gracias por comentar.

      • gomiam dijo:

        Por eso pregunto. Hasta donde tengo noticia (porque me ha tocado debatir este asunto con varios defensores de las dietas vegetarianas estrictas), si no se tiene acceso a fuentes de B12 animal las alternativas son las pastillas y algunas algas en concreto cuya distribución mundial desconozco.

      • J.G.Barcala dijo:

        Jeje, yo recuerdo cuando estaba en la universidad a un amigo vegetariano muy estricto. Una vez nos sentamos a comer en casa varios amigos incluido él. Por supuesto, se hizo una ensalada mientras el resto nos metíamos unos filetes entre pecho y espalda. Pero nos dio mucha risa ver cómo situaba una serie de pastillas junto a su plato, que nos explicó eran suplementos de hierro y no se qué cosas. Cuando le reclamamos, dijo que sus pastillas eran más naturales que nuestros filetes…sin palabras.

  4. àcrata dijo:

    Como vegetariano debo decir que me parece estupendo tu artículo. Bastante conciso, y respetuoso al mismo tiempo a pesar de los comentarios que has tenido que leer. Hay que reconocer que no todo el mundo guarda las formas ante comentarios así, y creo que tú sí lo has hecho.

    Soy de la firme opinión que posturas tan absurdas y alejadas del conocimiento actual no hacen más que dañar la imagen que puedan tener otras personas sobre el vegetarianismo. Y con razón, oiga.

    Existen muchos y variados motivos por los que una persona puede elegir este camino, y muchos muy válidos que nada tienen que ver con invenciones imaginarias sobre nuestro pasado, o supercherías místicas. Y me alegra que eso también quede reflejado en tu artículo.

    Saludos

    • J.G.Barcala dijo:

      Muchas gracias Ácrata a tí por tu amable comentario. Como bien dices, hay muchas razones por las cuales algunas personas deciden no comer carne, y me parece muy bien, el respeto ante todo. Además, en mi artículo no intento dilucidar tanto si está bien o mal comerla, sino tan sexplicar que el ser humano lleva dos millones de años haciéndolo. Acabo de leer un comentario en otro foro de un vegano donde reconoce que en el pasado la carne nos ayudó a evolucionar, pero que en el mundo moiderno tenemos más alternativas nutricionales, y creo que tiene razón.
      Muchas gracias nuevamente y un cordial saludo. 😉

  5. kppador dijo:

    El tema es más que comemos cuando comemos carne.

  6. Lo natural es que seamos omnívoros, otras posturas no quedan más que en la categoría de gustos. Al fin y al cabo gracias a esa amplitud de dieta es que somos lo que somos.

  7. Blableta dijo:

    Muy buena nota, excelente información. Lo único, yo quitaría de la lista la visión binocular, porque eso seguramente es una herencia de nuestros antepasdos primates que tiene que ver con el modo de locomoción arborícola, de rama en rama, así que no estaría relacionado directamente con la alimentación.

  8. Hola Jesús,
    como médico no puedo hacer otra cosa que recomendar una alimentación sana y variada (como no puede ser de otra manera). Cualquier abuso que se haga en un sentido u otro nunca puede ser saludable. Por supuesto hay situaciones o determinadas enfermedades que contraindican la ingesta de determinados productos, pero esto son excepciones. Aunque no soy nutricionista podríamos decir que una alimentación diaria debe incluir en un 70% frutas, cereales, verduras y hortalizas en general; un 20% de leche y derivados, huevos, carnes o pescados y un 10% pan o cereales, dulces… La alimentación Mediterránea ha sido avalada científicamente como una de las más sanas del mundo y la pirámide que nos presentas es muestra de ello. Las personas que por un motivo u otro (siempre respetable) optan por una alimentación drásticamente vegetariana (o de otro tipo), deben ingerir esos nutrientes que quizás no encuentran en los alimentos que ingieren -y que también son necesarios para la normalidad fisiológica del cuerpo-, de una manera u otra.
    Felicidades por cómo elaboras tus artículos.
    Un saludo amigo.

    • J.G.Barcala dijo:

      Muchas gracias Francisco por tu comentario. Es mi humilde opinión, que no hace falta ser un científico para observar los beneficios de una dieta equilibrada. Ya mi abuela me lo decía hace 40 años, y ella apenas y estudió. Soy un ferviente seguidor de la dieta Meditterránea, como no podía ser de otra manera, pero reconozco que a veces me alejo de sus postulados, la tentación es muy fuerte…:( En todo caso, somos humanos, un animal imperecto que, como todas las demás criaturas, se busca la vida con lo que tiene a la mano.
      Muchas gracias nuevamente por tu comentario y tus halagos, espero hablemos pronto.
      Un abrazo.

  9. aldo dijo:

    Creo que es una realidad incontestable nuestro origen como omnívoros. Pero creo que a largo plazo el consumo de cárnicos tendrá que decrecer, ya sea por un asunto ético, ecológico o por presiones del mercado. La carne es cara de producir y consume muchos recursos energéticos. Además de ponernos a muchos de nosotros en un dilema ético. Tenemos otras alternativas, también presentes desde nuestro origen como homínidos, que podemos apovechar. Insectos, gusanos y microorganismos que podemos consumir y que aportan muy buenas cantidades de nutrientes en paquetes concentrados, que serían mas baratos de producir que la carne. Bueno, de hecho la mayor parte del mundo los consume. Solo nosotros no lo hacemos, pero en Asia, África, partes de Sudamérica, el consumo de insectos y gusanos es parte de la dieta.

  10. Jose dijo:

    El artículo es absolutamente correcto, pero creo que hay una falta de rigor, ya que planteas que una cosa es consecuencia de la otra, y no al revés. No pudo ser el desarrollo de nuevas capacidades cognitivas lo que llevó al debilucho homo a a poder conseguir carne y poder hacerla consumible y segura?
    Hay algún estudio que demuestre que los primates desarrollan más su inteligencia si aumenta el consumo de proteinas animales?

  11. Ernesto dijo:

    Ya conocía esa información y en su momento me pareció completamente razonable, y apoyada en evidencia histórica, sin embargo hay un argumento vegano que me hace dudar: “somos falsos omnívoros, prueba a comer la carne cruda” se que a algunos la carne y especialmente la grasa cocidas se nos antojan mucho al olerlas, mientras que a otros les da asco, (el olfato es el discriminante natural de lo que debemos o no comer) pero no conozco a una sola persona a la que se le antoje la carne cruda, que sería su estado “natural”, no logro imaginar cómo una especie podría estar biológicamente adaptada a comer la versión cocida pero no la cruda de un alimento. ¿será que hubo tiempo suficiente para lograr semejante disparate evolucionista? pasa lo mismo con la mayoría de los cereales, no estamos adaptados a comerlos crudos, no tenemos un estomago que fermente, pero si los fermentamos podemos comerlos sin problema, ¿esto prueba que nos adaptamos en miles de años a lo que a otras especies les lleva millones o simplemente hacemos lo que queremos, buscando siempre la forma de evadir las consecuencias?

    • J.G.Barcala dijo:

      Hola Ernesto, muchas gracias por comentar. Desconozco si hay estudios que sugieran una adaptación a la carne cocinada desde la prehistoria. En mi humilde opinión, sólo nos hemos adaptado socialmente a comer carne asada porque es m´s saludable, pero dudo que en tan poco tiempo haya habido un cambio fisiológico en el ser humano, pero esa es únicamente una apreciación personal. No soy médico ni antropólogo, pero sería interesante buscar las opiniones de los expertos.
      Muchas gracias nuevamente y un cordial saludo.

    • gomiam dijo:

      “somos falsos omnívoros, prueba a comer la carne cruda”
      Con lo ricos que están el sashimi (pescado crudo) y el carpaccio (carne cruda). Falsos omnívoros, desde luego 😉

      • la verdad si conozco personas que les gusta la carne de res, cerdo, etc cruda… admito que en alguna ocasión a mi misma se me ha antojado…. Ademas , que rico el sushi n.n

      • J.G.Barcala dijo:

        Hola Gabriela,
        a mi me gusta mucho el steak tartar, y lo hago mucho en casa…es más, me lo has antojado y tendré que hacerlo una vez más…;9
        Muchas gracias por comentar.
        Un saludo.

  12. Clara alonso dijo:

    Estoy de acuerdo con el punto de vista tuyo en el que afirmas que los humanos necesitamos carne en nuestra dieta diaria. Ahora bien, me hubiera gustado mucho más que el cerebro consumiera todas las calorías que ingesto y no sólo un 25%. Ya sabes, la vanidad por delante!!!
    Me gustan mucho tus artículos. Sigue así.

    • J.G.Barcala dijo:

      Querida Clara, muchas gracias por tu comentario. Aunque no lo creas, es posible perder unos kilitos utilizando el cerebro, o es que alguna vez has visto a un empollón gordito? 😉
      Un besín…(y es broma)…

  13. Saul Gutierrez dijo:

    Se piensa actualmente que el hombre no puede vivir solo de carne, sin embargo si pensamos en la dieta de los esquimales y muchos pueblos cercanos al circulo polar artico, donde su alimentación solo es a base de carnes y pescado, (ricos en omega 3), con las grasas de los mismos animales, aparte de unas pocas bayas y hortalizas, solo lo suficiente para evitar la cetosis, y que sin embargo presentan niveles normales de trigliceridos y colesterol.
    En 1930 se realizó un interesante experimento publicado en el Journal of the American Medical Association (http://www.jbc.org/content/87/3/651.full.pdf+html) en donde los mismos investigadores se sometieron a una dieta bastante mas extrema que la esquimal, comiendo solo carne roja por un año, al principio solo incluían carne magra precisamente para evitar daños al organismo, sin embargo tuvieron problemas de desequilibrio digestivo manifestado con nausea y diarrea, que con solo agregar la grasa de la misma carne a la dieta se corrigió en solo dos días. La carne que utilizaron incluia la de res, cordero, ternera cerdo y pollo, las partes utilizados fueron: músculo,, hígado, riñón, cerebro, médula osea. el tocino y la grasa.
    No hubo evidencias subjetivas u objetivas de pérdida de vigor físico o mental. Los dientes no mostraron deterioro y la gingivitis habían desaparecido. Hubo, sin embargo, un aumento en el depósito de sarro en los dientes de [Stefansson]. Eliminación intestinal tuvo descanso.
    Es largo de mostrar tanta evidencia, sin embargo les dejo el enlace del estudio.
    Basado en esto, actualmente etstos y un sinnumero mas de estudios, se esta poniendo de moda la “dieta paleolítica”.
    http://inhumanexperiment.blogspot.mx/2009/02/typical-paleolithic-high-fat-low-carb.html

  14. Solo precisar que el hombre no convivió con los dinosaurios, hay miles de años de diferencia, con el mamut sí y parece con el tigre dientes de sable.

    • J.G.Barcala dijo:

      Hola Excalibur, por supuesto que el hombre nunca convivió con los dinosaurios, ni siquiera nuestros antepasados homínidos. En realidad son millones de años los que nos separan de esas bellas y enormes bestias, y puedo asegurarte que es por nuestro bien…;)
      Muchas gracias por tu comentario y un cordial saludo.

  15. Stella dijo:

    No quería dejar pasar ésta aportación tuya, y a tantos comentarios. Desde la cuna traemos los gustos de nuestros padres, y las tradiciones de nuestros antepasados. Uruguay es un país ganadero- agrícola- Exportamos carne, y es nuestra riqueza.
    El promedio de consumo de carne a nivel mundial es de 41.9 kilos por persona. En Uruguay el consumo llega a 98 kilos. .Es decir duplicamos el consumo mundial.
    Hernando Arias de Saavedra, más conocido como Hernandarias, llegó a la barra del actual río Santa Lucía, y fué quien introdujo la ganadería en el país. Dios lo bendiga.!
    Te quiero decir que ultimamente se está usando la palabra barbacoa, pero la que se conoce en el Río de la Plata, habitualmente es ” Churrasquero “, viene de nuestras costumbres gauchescas, como el pincho, el asado con cuero. Una parrilla y leña dura de monte, y sobre ella, asado, chorizos, morcillas, tripa gorda, chinchules.etc..
    Ahora que sí somos fuertes por la carne que comimos, creo que sí.Que me perdonen todos los vegetarianos, los admiro por ello.
    Me gusta mucho la variedad de los temas elegidos. Perdona si me explayé Mucho.
    Un abrazo y hasta pronto.

    • J.G.Barcala dijo:

      Hola Stella, muchas gracias por tu aportación. Como bien dices, Uruguay es una potencia en la producción de carne mundial y su consumo está bien integrado en la sociedad, algo que nos viene de antaño. EL tétmino “barbacoa” es de origen caribeño, y probablemente se ha puesto de moda por la influencia de los norteamericanos. Sin embargo, no siempre las barbacoas son iguales. Por ejemplo, en México, se define como tal un asado de cordero hecho bajo tierra, en un horno natural y durante varias horas.
      Yo también soy un fiel seguidor del asado, y pienso segur siéndolo, pero en moderación, pues es así como lo recomiendan los médicos, pero también por sentido común. Buen provecho.

      Un cordial saludo.

  16. Pingback: Antropología | Annotary

  17. georgeonil dijo:

    Eso de que no es natural comer carne, son frases comunmente dichas por vegetarianos para justificar su decisión, pero sino fuera por la carne no tendrían ese cerebro tan desarrollado que les permitiría decidir ser Vegetarianos

    • J.G.Barcala dijo:

      Totalmente de acuerdo George, está más que demostrada la capacidad y tradición humana de comer carne y, como lo explica el artículo, es una de las razones por las que llegamos a ser lo que somos.

      Un saludo.

  18. Olga dijo:

    Me parece que el hecho de que llevemos cientos o miles de años “haciendo algo” y “…que la arqueología nos proporcione pruebas…” no quiere decir que esté bien, sea saludable o lo justifique (toda nuestra existencia nos hemos matado entre nosotros mismos y yo no creo que esté bien). No soy antrópologa ni zoologa pero es evidente que hay un sinnúmero de características que no poseemos respecto de un animal netamente carnívoro. Hace miles de años y ante nuestra incipiente inteligencia tal vez comer carne no era opción y nos ayudó a subsistir y por ende, seguir desarrollándonos; pero no quiere decir que debamos seguir haciéndolo. Contamos con una organismo impresionante y admirable pero que muy a menudo lo forzamos y dañamos con una gran cantidad de malos hábitos. Y si a lo anterior le sumamos la brutalidad y crueldad con que tratamos a los animales para comérnoslos….bueno, me quedo sin palabras. Yo espero que logremos hacer consciencia de que NO NECESITAMOS la carne para vivir sanamente ni para hacernos más inteligentes; tooodos los nutrimentos se pueden obtener de otras fuentes, todos. Considero que debemos actuar en el presente con miras a un mejor futuro, entiendo que gente coma carne, pero no son válidos los argumentos de: “toda la vida hemos comido carne”, “la necesitamos para estar sanos”, “sino lo hacemos estaríamos invadidos de vacas y cerdos” esos sí son comentarios como mínimo ingenuos, mejor simplemente digan “me encanta la carne y no quiero dejarla”. Aceptar el problema es el primer paso para poder curarse.

    • J.G.Barcala dijo:

      Estimada Olga, muchas gracias por tu comentario.
      Es verdad que el hacer algo durante mucho tiempo no lo hace necesariamente bueno, y hay muchos ejemplos de ellos, pero creo ya que desde este principio tenemos algunas discrepancias.
      Primero, ni yo ni la mayoría de humanos creemos que el comer carne sea malo, pues hacerlo no es más que una manifestación del instinto natural del ser humano y de todos los demás seres vivos. Es parte de la naturaleza comernos a otros seres vivos, así ha sido siempre y creo que seguirá siendo, a menos que el hombre, algún día, pueda dominar la naturaleza, pero dudo que eso suceda.
      Segundo, creo que queda muy claro en el artículo que nuestra anatomía está más que preparada para ser omnívoros, que es lo que somos. Llevamos dos millones de años comiendo carne y nuestro organismo está perfectamente preparado tanto para comer frutas y verduras como carne. No conozco a ningún médico, anatomista o biólogo que se atreva a decir lo contrario.
      Tercero, no me gusta la crueldad hacia los animales, pero existen en nuestra sociedad muchas maneras de matarlos con el más mínimo sufrimiento para ellos, aunque sinceramente no se qué tanto hacemos por las plantas, a las que también comemos y son tan seres vivos como los animales. En todo caso, no hay nada más natural que un depredador comiéndose a su presa, por muy feo que esto pueda parecer a algunos.
      Cuarto, el vegetarianismo no tiene nada que ver con la naturaleza humana ni con su evolución, pues esta es una cuestión física, y no de creencias, filosofías o religiones. El no querer comer carne es una elección personal, muy respetable, pero que no tiene nada que ver con la ciencia o con la naturaleza. De hecho, querer cambiar la dieta que el hombre ha seguido durante más de dos millones de años si que es anti-natural, es querer forzar al hombre a ser algo que no es.
      Recuerdo hace muchos años un amigo vegetariano, que una vez que comíamos juntos, yo un suculento filete y el una ensalada, sacó de su bolsillo cuatro tabletas de distintos colores y los puso junto a su plato. Le pregunté si estaba enfermo y me dijo que no, que eran suplementos “naturales”. Si alguien cree que una píldora de hierro es más natural que un filete entonces deberíamos cambiar la definición de natural. Pero eso no es todo, nunca he conocido a un vegetariano que no tenga un tono amarillento en la piel, o que esté fuerte y no se canse constantemente. No digo que no los haya, pero repito, nunca he conocido a uno.
      En todo caso, es probable que podamos vivir sin carne, aunque eso nos obligue a producir más vegetales y tengamos que talar todos los árboles del mundo y seamos menos fuertes, pero la naturaleza nos la ha puesto ahí, y no veo nada de malo en consumirla.
      Matar animales lo hacemos todos cuando nos duchamos, pues millones de bacterias perecen con la simple acción del jabón, deberíamos por ello dejar de ducharnos?
      E insisto, no hay nada malo en comer carne, no desde el punto de vista científico. Que algunos no quieren comerla? me parece bien, pero no creo correcto que nos traten de imponer sus creencias filosóficas a los que no las compartimos.
      Muchas gracias nuevamente or tu comentario y un saludo.

      • Olga dijo:

        J.C.: agradezco tu atención y tiempo para responderme, eres muy amable. Como dices, pues no coincidimos en muchos puntos pero sí en que podemos respetar las distintas formas de pensar, te cito nuevamente “…cada loco con su tema…” 🙂 Saludos!

      • J.G.Barcala dijo:

        Muchas gracias Olga nuevamente por tu comentario, en verdad es de agradecer en estos tiempos que se pueda debatir sin enfados ni insultos. Eres bienvenida cuando quieras a este foro, me encantará escuchar tu opinión en otros temas.
        Un besín.

  19. Reblogueó esto en Éxodo literarioy comentado:
    Interesante.

  20. Muy interesante. Había escuchado eso de que no estamos diseñados para digerir carne, sin embargo, ahora me aclaró una duda. También resulta muy agradable la forma en que escribe; respetuosa, humilde y didáctica.

    • J.G.Barcala dijo:

      Muchas gracias Roberto,
      hay mucha gente, especialmente los vegetarianos, que insisten en que el hombre no está hecho para comer carne. Pero la realidad es que llevamos dos millones de años haciéndolo, y cada vez comemos más, y cada vez vivimos más. Pero bueno, cada loco con su tema.
      Gracias por tu amable comentario. Un cordial saludo.

  21. Marina dijo:

    No todos los organismos están diseñados para comer carne, por ejemplo, el mío: no la digiero, me da estreñimiento, dolor de cabeza, dolor de estómago, sueño, pesadez… Es cierto, como decía alguien en un comentario, me canso fácil y tengo la piel amarillenta, pero cuando comía carne, hace más de 15 años, me cansaba más que ahora y tenía más anemia que ahora!!!

    • J.G.Barcala dijo:

      Así es Marina, hay algunas personas que por diversas razones no comen carne porque no les cae muy bien, pero no creas que por ello no vas a ser tan inteligente como los demás, eso ocurrió hace dos millones de años, y ahora dudo mucho que la carne tenga algo que ver con nuestra capacidad intelectual. 😉
      Muchas gracias por comentar y un cordial saludo.

  22. Laia dijo:

    “Eso sí, la carne la comían cruda y tuvo que llegar otra especie de homínido para conocer y disfrutar las ventajas de la cocción de la carne y otros alimentos.” No digo que el homo habilis no comiera carne cruda y pudiera hacerlo. Pero intenta comer carne cruda hoy en día – tú, homo sapiens ”sapiens”.
    Todos los carnívoros comen la carne cruda. No es que haya excesivas ventajas en la cocción y que esta haga que ya no podamos asimilar la carne cruda… eso es una explicación lamarckiana y cualquiera que tenga un mínimo conocimiento de biología sabe que Lamarck está desfasado… Estas son las típicas explicaciones que se pueden rebatir con un poco de sesera, pero que personas como tú ni os esforzáis en contrastar porque es la explicación ”oficial”. (aunque está claro que podemos prescindir de la carne y estar incluso más sanos, y esto es lo más importante de todo: no tanto si la carne es perjudicial sino si es NECESARIA, y lo que es evidente es que NO).

    • J.G.Barcala dijo:

      Hola Laia,
      yo como carne cruda en ocasiones, y me encanta, y la verdad es que no recuerdo cuándo fue la última vez que me enfermé del estómago.
      Los humanos somos carnívoros, y llevamos dos millones de años siéndolo, y en la actualidad comemos la carne cocida en la mayoría de ocasiones. En ningún momento he dicho que ya no podamos asimilar la carne cruda, así que tu acusación de lamarckianismo no tiene absolutamente ninguna base.
      No existe ninguna prueba médica que establezca que dejar de comer carne es más sano, eso también te lo has inventado. Te rogaría leyeras bien mi artículo, y que revisaras la evidencia: el hombre lleva dos millones de años comiendo carne, cada vez comemos más, y cada vez vivimos más; el hecho de que aprendiésemos a comer la carne cocida nos haya ayudado a expandir nuestro cerebro, la premisa de esta entrada, es un hecho indiscutible para los antropólogos.
      Como vez, te he rebatido con demasiada facilidad, y apenas he tenido que usar la sesera, sólo he leído y rechazado tus argumentos, inventados por otra parte. Pero gracias por comentar.

      • Laia dijo:

        ”Como carne cruda en ocasiones”. Intenta comerla de forma continua, en gran cantidad, y verás que el estómago humano no puede asimilarla correctamente.
        Entonces: mi aseveración sí tiene alguna base.
        ”Los humanos somos carnívoros”. Ah, ¿pero ya no somos omnívoros?… (Por supuesto que sé lo que QUERÍAS decir, pero hubiera sido mucho más inteligente por tu parte HABERLO dicho).
        ”No existe ninguna prueba médica que establezca que dejar de comer carne es más sano”. No, no dejarla de comer absolutamente, pero sí reducir significativamente la ingesta de la misma… Y sumando dos más dos (una dieta pobre en carne es significativamente más saludable que una rica en carne; la dieta vegetariana, si se lleva de manera responsable, no tiene absolutamente ninguna carencia; la dieta omnívora media, por otra parte, es muy rica en carne y pobre en vegetales… no lo digo yo, consulta al médico) podemos decir que la dieta vegetariana media es muchísimo más saludable que la dieta omnívora media. (Si no especifiqué que era la ‘media’ fue porque pensaba que era evidente).
        ”Cada vez comemos más [carne], y cada vez vivimos más”. Falacia detected. En este caso se llama ‘Cum hoc ergo propter hoc’, o lo que es lo mismo: falacia de causa falsa. Entonces… todo el progreso en investigación médica, en higiene, en derechos sociales (por ejemplo no vivir en lugares insalubres y derechos laborales, por no hablar de la sanidad pública y universal)… ¿Me estás diciendo que todo esto no puede ser la causa? No, tiene que ser la carne. OK ¿y tú llevas un blog sobre ciencia histórica?
        ”El hecho de que aprendiésemos a comer la carne cocida nos haya ayudado a expandir nuestro cerebro”. No recuerdo haber dicho lo contrario. He dicho que la carne es innecesaria en el ser humano y que éste no es naturalmente ni carnívoro ni omnívoro, puesto que si fuera alguno de ambos, la falta de carne le produciría carencias, y no es el caso.
        Como ”ves”, en tu réplica no has usado demasiada sesera que digamos. No es sólo porque no hayas refutado mis argumentos sino porque además los tuyos son pésimos… y lo peor de todo: repetitivos. ¿Sabes cuántas veces me han repetido lo mismo otros loros como tú?…

        PD. Si investigaras sólo UN POQUITO, verías que yo no invento.

      • J.G.Barcala dijo:

        Mira Laia, a tus poco velados insultos no voy a responder más. La evidencia está ahí, la realidad es que los humanos comemos carne desde hace dos millones de años, y no existe ninguna prueba de que la carne sea dañina, consumida con moderación, para nuestro cuerpo. Tu puedes tener las creencias que quieras, estás en tu derecho, pero no puedes tergiversar la verdad.
        Yo no voy a recomendarte que te informes o que leas un poco más, pues entiendo que a gente de tu ideología le importa muy poco la evidencia científica, lo vuestro es el dogma.

      • gomiam dijo:

        Las cosas no funcionan así Laia. Proporciona evidencias (o estudios contrastados) que demuestren que el humano medio tiene problemas para ingerir carne cruda. Pista: no podrás, porque llevamos comiendo carne (inicialmente cruda) desde hace varias decenas (si no cientos) de milenios.
        Para que no te quejes de doble rasero, aquí tienes un estudio en el que dos personas se sometieron a una dieta exclusiva de carne durante un año: http://www.jbc.org/content/87/3/651.full.pdf
        (y, por si te lo preguntas, Journal of Biological Chemistry aparece entre las publicaciones indexadas por ScienceDirect, así que no es una publicación de tres al cuarto).
        Naturalmente, supongo que no necesitaré indicarte que los masai han sobrevivido durante generaciones sin consumir verduras (más que de forma ocasional, porque se alimentan de leche y carne) y que los esquimales lo han hecho igualmente (pues sólo disponían de pescado y carne de foca).
        “No, no dejarla de comer absolutamente, pero sí reducir significativamente la ingesta de la misma… Y sumando dos más dos”
        y multiplicando por un cinco a mayores… porque te lo parece a ti.
        ” (una dieta pobre en carne es significativamente más saludable que una rica en carne;”
        No necesariamente: si no, se lo cuentas a los masai y a los esquimales (por poner dos ejemplos).
        ” la dieta vegetariana, si se lleva de manera responsable, no tiene absolutamente ninguna carencia;”
        Manera responsable que incluye la ingesta de varias pastillitas para compensar las vitaminas y oligoelementos que NO están disponibles en plantas (hierro y vitamina B12, por citar dos ejemplos)
        ” la dieta omnívora media, por otra parte, es muy rica en carne y pobre en vegetales… no lo digo yo, consulta al médico) ”
        Pues lo vas a tener que demostrar, fíjate lo que son las cosas. Porque resulta que la dieta omnívora media es mucho más pobre en vegetales que en carne… a menos que sólo te fijes en los países “del primer mundo” (e incluso entonces… así, así anda la cosa). Porque cuando te encuentras con que la dietas omnívoras de casi toda la población india y china tienen muchos más vegetales que carne, tu “media” se cae a calcetín. Cuando te encuentras con la misma situación en el resto de Asia, gran parte de África y de Sudamérica, tu calcetín se queda en dedal.

  23. Adrian Gutierrez dijo:

    eso de que la carne le hace daño al cuerpo es una falsedad, creo que el abuso del consumo de cualquier tipo de alimentos hace daño, por eso se necesita una dieta balanceada, para el mejor desempeño del cuerpo hablando a nivel de entrenamiento físico y mental se necesita de todo un poco, no soy especialista en nutrición pero por lo menos sé que cuando entreno debo comer carbohidratos para poder tener energía y proteinas para el desarrollo muscular, respeto a los vegetarianos, y una vez pasé por dos años siendolo, no comía carne ni pollo ni pescado y bueno.. fué desesperante, y para mí, no hay nada mas rico que un filete de carne azada..
    todos tenemos derecho a elegir como alimentarnos mientras no pongamos en riesgo nuestra salud.

    • J.G.Barcala dijo:

      Totalmente de acuerdo contigo Adrián. A pesar de que algunos llevan décadas intentando desprestigiar la carne, la realidad les da en la cara. Nadie ha muerto nunca por comerse un buen filete, pero si por no tener los nutrientes necesarios por no comerla.
      Muchas gracias por comentar y un cordial saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s