La hamburguesa, el alimento perfecto, o algo así…

Para iniciar esta historia quisiera advertir a los lectores de que la escribo justo antes de comer, cuando la tripa ya reclama su dádiva sonoramente y el cerebro puede verse alterado e inclinado a verter ideas que probablemente no serían las mismas después de una buena bacanal. En todo caso, prometo ser lo más subjetivo posible y utilizar las opiniones de los expertos al respecto de una nutrición adecuada al hablar del famoso alimento que hoy nos ocupa. Seguramente habrá algunos que me critiquen, pero lo asumo como parte de las ventajas y desventajas de expresar mi opinión. Además, nadie debe tomarse demasiado en serio lo que escribo respecto a la idoneidad de la hamburguesa como alimento, pues es tan sólo una excusa para contaros la historia de este famoso producto.

Hamburguesa

De acuerdo con la cadena de los arcos amarillos, en sus 30.000 restaurantes repartidos por 120 países, los paisanos consumen 75 247 Mcdonalds signhamburguesas cada segundo de cada minuto de cada hora de cada día del año, algo así como 2.300 millones y medio de sándwiches al año. Burger King ofrece números similares, con 2.100 de sus tortitas de carne con pan al año. Y eso sin contar las decenas más de cadenas menos famosas pero que también contribuyen al gigantesco consumo mundial de hamburguesas. Por algo será.

Antes de continuar quisiera hacer una aclaración con fines prácticos. Al referirme a la hamburguesa, quiero decir la combinación de una tortita de carne picada, cocinada y servida entre dos rebanadas de pan, lechuga, tomate, cebolla y, a menudo, una rodaja de pepinillo. No se trata de buscar en el pasado los orígenes de sus ingredientes por separado, como puede ser el steak tartar de los mongoles, sino de la historia del producto Frokadellencombinado tal y como lo conocemos. Dicho esto, si existe un precedente muy popular desde el Medievo en el norte de Alemania, el llamado frikadelle, que aún servido sin el bollo, tiene su lugar en la historia, pues fue a través del puerto de Hamburgo de donde salió hacia los Estados Unidos, especialmente cuando la empresa HAPAG inició sus operaciones en 1847. Mucho tuvieron que ver las grandes oleadas migratorias hacia América desde Europa, y una de las rutas más comunes era la Hamburgo-Nueva York y, para finales del siglo XIX, el “Filete Hamburgués” (beefsteak à la Hambourgeoise) ya se servía en muchos restaurantes de la Gran Manzana, aunque aún sin el pan.

Como suele suceder en estos casos, no hay consenso en la elección del inventor de la hamburguesa. Más de una docena de familias reclaman la invención de la hamburguesa por uno de sus antepasados, algunos con historias francamente poco creíbles, y más de uno con cierta parte de razón.

  • En mayo del 2007, la cámara de representantes del Estado de Wisconsin declaró al pueblo de Seymour como el “Hogar Original de la Hamburguesa”, basándose en la historia de Hamberger Charlie 300Charlie Nagreen, quien supuestamente vendía hamburguesas desde 1885. Su idea surgió cuando en una feria local, sus clientes rechazaban el filete a secas porque querían seguir la visita sin tener que quedarse en el puesto de comida, por lo que Charlie puso la carne entre dos lonchas de pan tostado, una idea que se le ocurrió a más de uno en diferentes sitios en la misma época.
  • Loa hermanos Franck y Charlie Menches también presumían de ser los inventores de la hamburguesa, con una historia parecida a la de Nagreen y exactamente en el mismo año que el de Wisconsin. Feriantes los dos, un día que se encontraban en un evento en el pueblo de Hamburg, Nueva York, se les acabaron las salchichas para sus perritos calientes y un carnicero les sugirió que las sustituyeran por ternera picada, algo así como un perritoburguesa.
  • Otro candidato es Oscar Weber Bilby, cuya familia afirma que él fue el primero en servir su hamburguesa en un bollo, y no entre dos tostadas, en su granja cercana a Tulsa, Oklahoma. En 1995, el gobernador del estado Frank Keating, proclamó a Oklahoma como la “verdadera cuna de la hamburguesa”.
  • En 1904 y, de acuerdo con el propio interesado, Fletch Davis de Athens, Texas, puso un puesto de comida en la Feria Mundial de San Luis Missouri, en la que vendía un tipo de St.-Louis-World-Fairhamburguesa que el mismo había inventado cuando un cliente con prisas le había pedido un filete para llevar, con la innovación de haber añadido cebolla cruda al sándwich. Hay poca evidencia de que la historia sea cierta, aparte de la crónica de un reportero de Nueva York que hablaba de la hamburguesa como la “innovación de un vendedor de comida en la carretera” y la versión del propio Davis, pero eso bastó para que en 2006, la legislatura de Texas aprobara una ley que hacía del estado la “casa Original de la Hamburguesa”.

Y así muchas más. Yo recomiendo que cada uno de los lectores haga sus investigaciones y saque sus propias conclusiones. Lo que no cabe duda es que la hamburguesa nació como tal en los Estados Unidos a finales del siglo XIX y principios del XX, desde donde se extendió al resto del mundo como un icono de la cultura gastronómica norteamericana.

¿Pero qué hay de mi calificación de la hamburguesa como el alimento perfecto? Pues bien, siguiendo la dichosa pirámide alimenticia recomendada para España, los nutricionistas recomiendan el consumo de una gran variedad de ingredientes divididos en 5 niveles decrecientes según su valor:

PiramideEspana

Podréis ver que tanto el pan, como las verduras (lechuga, tomate, cebolla), el queso y la carne, los principales ingredientes de la hamburguesa, están incluidos en los cuatro niveles más importantes de la pirámide. Mi humilde conclusión entonces, es que la hamburguesa es un alimento perfecto, pues de un bocado cubrimos buena parte de nuestras necesidades. Si a todo ello añadimos lo ricas que pueden estar y la facilidad para comerlas sin apenas ensuciar platos ni cubiertos, no es difícil entender el por qué son tan populares.

Pero mucho cuidado con el abuso ya que, como decían nuestras abuelas, la mejor dieta está basada en el equilibrio, y jamás recomendaría el consumo de un solo alimento a diario, o siquiera semanalmente. Además, los beneficios de la hamburguesa sólo pueden estar garantizados cuando la preparamos en casa, pues la calidad del producto deja mucho que desear en los establecimientos comerciales.

El recién oscarizado actor Matthew McConaughey se refirió al alimento típico de su país de la siguiente manera: “El tipo que inventó la hamburguesa era muy listo; el que inventó la hamburguesa con queso fue un genio”. Buen provecho Matt.

 

 

Anuncios

Acerca de J.G.Barcala

Profesor y traductor de idiomas. Comprometido con la libertad, la democracia y el progreso. Aventurero y viajero empedernido. Escritor de todo lo que se preste.
Esta entrada fue publicada en Alimentos, Curiosidades y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a La hamburguesa, el alimento perfecto, o algo así…

  1. Hola Jesús,
    pues yo leo tu artículo después de mi propia “bacanal” y al ver esta “suculenta” hamburguesa me he dicho…¡Buff, ahora no me entra más comida!. Impresionantes las cifras que nos aportas pero la que más me ha llamado la atención es la del consumo de 75 hamburguesas por segundo. ¡Por Dios!, si en todos los países del mundo dejaran de comer durante un par de horas todas las personas que ingieren esas hamburguesas creo que podríamos paliar un poquito el hambre de los países subdesarrollados.
    Un rico abrazo.

    • J.G.Barcala dijo:

      Una exageración de comida, parece, pero también debemos pensar que somos casi 7 mil millones de habitantes. Aún así, comparto tu preocupación por aquellos que no tienen lo suficiente para comer, una cuestión de distribución más que de escasez, y un problema que espero los humanos seamos capaces de erradicar pronto.
      Muchas gracias por comentar y un saludo.

  2. Similar a mi tocayo, leo este artículo MIENTRAS engullo mis alimentos matutinos y pensando seriamente en que el día de hoy se me antoja mucho una buena hamburguesa con papas. (Definitivamente NO de las cadenas tan populares, sino de un carrito donde no me bajan de “güero” cada que paso por ahí y que están para chuparse los dedos, literalmente) Así que, bien por el artículo y quisiera sugerir uno, pues de un tiempo a la fecha, no sé por qué, he pensado en el tema, gastronómico también: la famosa Pizza. No conozco tanto como tú sobre lugares ni países, pero… es una historia que me encantaría leer. Tal vez no pronto, pues sé que son muchos los temas que debes tener por ahí en el tintero, pero sí ahí cuando tu gastronómico y bien afinado criterio lo permita.

    Fuerte abrazo.

    • J.G.Barcala dijo:

      Gracias Paco por tus halagos. Ya quisiera yo acompañarte a un puesto de los que hablas, me lo puedo imaginar…la pizza está en camino, pero tienes razón en que tendrá que esperar un poco, más que nada por la mezcla de ingredientes en el blog, pues demasiadas calorías pueden ahuyentar al lector…pero te mantendré informado…gracias nuevamente por leerme y comentar, y otro abrazo fuerte hacia el Defecto…Cheers!

  3. Marychel García Neu dijo:

    Muy interesante! Yo puedo comentar que desde que soy mamá, leo mucho sobre nutrición. No puedo decir que me he vuelto una experta, pero he aprendido mucho y creo que sí se preparan en casa con una buena carne, y con mucha lechuga y tomate y poca mayonesa, pueden ser bastante nutritivas! A mi me encantan las hamburguesas y creo que las preparare pronto, pero como tu dices, sólo en casa, así se pueden más o menos controlar los ingredientes. Quisiera presumir también un poco sobre la comida mexicana. Ayer prepare unas deliciosas tostadas de pollo y me puse a pensar en lo mismo, que dentro de una tostada tienes de todos los grupos de alimentos!

    • J.G.Barcala dijo:

      Gracias Marychel, me has dejado con el antojo de las tostadas, deberías pasar la recte…;)
      Yo también soy un gran fan de las hamburguesas y, aunque a veces tengo que ir al Burger por falta de tiempo, no hay nada mejor que hacerlas en casa con productos de calidad.
      Me alegra te haya gustado este post, y espero así sea con los siguientes.
      Gracias nuevamente, un besín para tí y Julian, y un abrazo para Ralph…

  4. Pingback: De cómo un vendedor de batidoras construyó el imperio McDonald’s. | Ciencia Histórica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s