Curiosidades de los nombres romanos.

Parafraseando a Obélix, el regordete personaje de Uderzo y Gosciny, los romanos son muy divertidos. Nos han dejado cosas muy serias, como su capacidad para hacer la guerra; sus avances arquitectónicos y su lingua latina como ejemplos del legado cultural de uno de los más grandes imperios de la historia. Pero también nos han dado mucho material para escribir sobre sus excentricidades y curiosidades, algunas de las cuales ya hemos tratado en anteriores artículos de este blog. Hoy he elegido escribir sobre un aspecto importante de la cultura romana, tanto como lo puede ser en cualquier civilización, pero que en este caso resalta por la fama que han alcanzado algunos de los personajes más notables y la supervivencia de dichos nombres en la actualidad. Obélix La nomenclatura romana se basaba en la Tria Nomina, los tres nombres utilizados desde la fundación de Roma y prácticamente hasta el fin del imperio con apenas algunas variaciones. El Praenomen se otorgaba en una ceremonia a cada recién nacido y era individual, personal, no muy diferente de nuestros nombres de pila actuales (Marcus, Gaius, Publius, Nero). El Nomen era hereditario y se refería al clan al que perteneciese la familia del bebé, prevaleciendo mayoritariamente el de la familia materna, tampoco muy diferente de nuestros apellidos (Julius, Antonius, Claudius, Tullius). Algo más llamativo era el Cognomen, una especie de apodo que muy a menudo se convertía en un segundo apellido que servía para diferenciar las diferentes ramas de uno de los clanes (Cicero, Caesar). Las particularidades y curiosidades de la Tria Nomina provienen de esta última. Probablemente el más conocido de los romanos sea Gaius Julius Caesar (pronunciado Kaesar). Su nombre representa por si sólo el espíritu romano, ambicioso, militarista, poderoso, y aún adorna lasEmperor-Julius-Caesar partidas de nacimiento de miles de niños por todo el mundo, aunque dudo que los padres intenten por ello transmitir las cualidades del Dictator a sus retoños. Pero resulta que Caesar tiene su origen en una broma, o mejor dicho, en una burla, pues significa algo así como “melena”, o “melenudo”, haciendo referencia a la calvicie que tanto el padre de Gaius como el mismo sufrieron desde temprana edad. No obstante, gracias a la fama ganada por este último, César ha pasado a significar un título político similar al de rey o emperador, y no sólo en Roma, pues tanto las palabras Kaiser como Zar tienen su origen en el Cognomen de Julio César. Otro ejemplo curioso de cognomen es el de Marcus Tullius Cicero, el senador e intelectual del último periodo republicano famoso por cicerosu sabiduría y por su defensa de los valores de la república. A pesar de que el nombre Cicerón ha pasado a la historia como sinónimo de “guía” o “maestro”, su origen es algo más prosaico y no es más que la referencia a la cabeza redonda de Marco Tulio, que recordaba a sus amigos y enemigos a un guisante, Cicero en latín. Puede que a los españoles no les sea obvia la comparación, pero los latinoamericanos lo reconocerán más fácilmente sabiendo que guisante se dice “chícharo” del otro lado del charco. Un ejemplo más nos lo proporciona el más sanguinario de los emperadores Julios, cuyo verdadero nombre era Gaius Julius Caesar Augustus Germanicus, pero que dejó su marca en la historia como Calígula, en referencia a las sandalias (caligas) que usaban los soldados romanos y que a él le gustaba usar de pequeño para imitar a las tropas de su padre. O sea, este malvado que ordenó desgarrar el vientre de su madre para ver de dónde había salido era conocido por todos como “botitas”. Caligula También es llamativo que lo que en Roma eran apellidos, ahora los utilicemos como nombres: Claudio, Julio, Flavio, Pompeyo, etc. son buenos ejemplos de ello, algunos más populares que otros, pero cabe recordar que, al menos en España, el nombre Antonio encabeza la lista de nombres desde hace dos décadas. En el caso de las mujeres podemos hablar de que existía cierta discriminación en lo que respecta a su tratamiento. Como en muchas otras culturas, especialmente las de corte militarista, las niñas no eran tan bienvenidas como sus hermanos y no recibían un Praenombre personal, y tenían que conformarse con la versión femenina del Nomen familiar y el añadido del Cognomen en su versión del genitivo. Así, la hija de Julio César era simplemente llamada Julia Caesaris. Si había dos hermanas, la mayor sería llamada Major y la pequeña Minor, y si el “infortunio” de más de dos hijas caía sobre una familia, cada una llevaría como prefijo el número correspondiente a su nacimiento, Prima, Secunda, Tercia, etc. En caso de matrimonio, las esposas adquirían como Nomen el de su marido, y sólo a partir de César Augusto las mujeres alcanzaron cierto grado de reconocimiento al poder mantener su Nomen familiar, especialmente cuando este era de una familia de alcurnia. Así, las hijas de Agripina, la esposa de Nerón, pasaron a llamarse Agripina, Drusila y Julia, siguiendo la línea familiar de la madre, en lugar de la del padre, que las hubiese bautizado a todas como Claudia, por Nero Claudius Germanicus.

Por último, los esclavos liberados por sus amos generalmente adoptaban el Praenomen y Nomen de sus antiguos dueños, y su nombre original pasaba a ser el Cognomen. De esta manera, un esclavo llamado Pallas que había pertenecido a Marco Antonio, pasó a llamarse en su nueva vida Marco Antonio Pallas, y sus hijos heredarían exclusivamente el Marco Antonio.

Roma nos dejó sus acueductos, circos, ballestas y sus carreteras, pero también sus nombres. Seguramente muchos de vosotros lectores lleváis al menos uno de los ejemplos que he mencionado, y si no, algún primo, hermano o amigo o del mismo parentesco pero en femenino. Si ese es el caso, no dudéis en mencionarlo en vuestros comentarios.

Anuncios

Acerca de J.G.Barcala

Profesor y traductor de idiomas. Comprometido con la libertad, la democracia y el progreso. Aventurero y viajero empedernido. Escritor de todo lo que se preste.
Esta entrada fue publicada en Roma y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

16 respuestas a Curiosidades de los nombres romanos.

  1. Rosa Ave Fénix dijo:

    Ave César!!!!!! Te saludo muy efusivamente pues “m’as dao” un baño de historia romana, Muy interesante. Mis padres se llamaban Antonio (por su padre) y Antonina pues nació el día de San Antón… no creo que tengan relación con los césares romanos…. jeje. Y por supuesto a los romanos les debemos muchas cosas que ellos inventaron. Un día te explicaré algo sobre las carreteras romanas. Un besote.

    • J.G.Barcala dijo:

      Hola Rosa, perdóname por no responder antes. ENtre el trabajo y los muchos comentarios no doy abasto, y normalmente lo dejo para el viernes en que tengo más tiempo.
      Yo soy Jesús Antonio, y me parece un nombre muy bonito, pues lo heredé de mi abuelo y de su hermano. Los romanos no sólo nos heredaron sus nombres, como bien dices, también sus carreteras, y espero con ansia lo que me cuentas.
      Mil disculpas nuevamente y un besito…

  2. Muy interesante!!
    por cierto me llamo ANTONIA!!

  3. Dessjuest dijo:

    Yo siempre que pienso en romanos pienso en relojes, Casio, Longines.. ¿estarán inspirados por el mundo romano?

    • J.G.Barcala dijo:

      Jaja, no lo seé Dessjuest, pero es kuy probable…voy a intentar averiguar…
      Un saludo.

      • Dessjuest dijo:

        Oye, pues hazlo, porque además creo que era así ¿no? Casio Longinus, a lo mejor tiene algo que ver.

      • J.G.Barcala dijo:

        Jaja, y si no, al menos has creado el gérmen de un personaje para un libro…no te animas?

      • Dessjuest dijo:

        Ay querido, si hubiera tenido la suerte de tener aptitudes para escribir un libro… qué va, si me pongo a pensar si es “elegir o elejir” y me digo, “pues escoger”, ya estamos, en las mismas, pues nada, “pillar”.

        No, yo respeto mucho a los escritores, os dejo el tema para los que sabéis.

        Abrazos.

      • J.G.Barcala dijo:

        Y tú crees que nosotros somos “expertos”‘ jeje, para nada, sólo es cuestión de ganas, y eso sí, mucho trabajo…
        Feliz finde!

  4. Hola Jesús,
    leía tu artículo de hoy y recordaba esos días no muy lejanos todavía en los que me documentaba para mi primera novela “Lucius Cassius, el médico esclavo”. Como novela histórica y queriendo ser fiel a la historia, quise ser fiel también a los nombres romanos que introducía en ella. Estos romanos no eran nada tontos y como bien dices, y después de 2.000 años, seguimos utilizando su nomenclatura de una manera u otra. Permíteme añadir algún cognomen curioso: Agrippa …aquél nacido de pie; Crassus… gordo; Cato… prudente; Cornutus… cornudo (¡ja, ja, ja!); Nerva… vigoroso; Paullus… pequeño; Varro… palurdo

    Un abrazo y muy buen artículo. De verdad.

    • J.G.Barcala dijo:

      Hola Francisco, tú mejor que muchos conoces a los romanos y sus costumbres, y por ello nos has deleitado con tu novela “Lucius Cassius, el médico esclavo”. No sabía lo de Agrippina, pero me lo guardo para una siguiente ocasión, pues al menos la madre de Nerón, se merece una mención por separado.
      Muchas gracias por tu aportación y un cordial saludo.

  5. Stella dijo:

    El chícharo, es un guisante sumamente duro, para ser comestible se necesita mucho tiempo. No sería un cabeza dura también Cicerón?
    Buenísimo tu artículo.
    Hasta pronto.

    • J.G.Barcala dijo:

      Jeje, nunca se me había ocurrido, pero no es una idea tan descabellada Stella…a ver si encuentro algo al respecto.
      Muchas gracias por tu comentario, y un besito trasatlántico…

  6. Rosa Ave Fénix dijo:

    Cocho! otro comentario mio que ha desaparecido!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s