Cómo hacerse rico prediciendo el tiempo.

Este señor es uno de mis personajes favoritos de la historia. Inteligente, educado, ambicioso, audaz y mordaz, Tales de Mileto bien merece el título de “Padre de la Ciencia” como premio a sus esfuerzos por descubrir la verdadera causa y origen de algunos fenómenos naturales que, en su época, eran atribuidos a los caprichos de una serie de convenientes Dioses de la mitología. Es verdad que no fue el primero en buscar una explicación racional a los milagros del universo, pero Tales si fue el pionero en desarrollar un método de observación, deducción y experimentación que sentaría las bases de la ciencia del pasado, y del futuro.

Teoremas de Tales.

Teoremas de Tales.

Como su nombre lo dice, Tales nació en el puerto de Miletos de Jonia, en la actual Turquía, a mediados de la década del 620 a.C., probablemente en el seno de una familia acomodada pues fue educado por un sabio egipcio, lujo que en aquel entonces no podía permitirse cualquiera. Y como suele suceder con personas famosas del pasado, existen muchas leyendas sobre su vida que son muy difíciles de comprobar, como lo relacionado a su soltería, que guardó con celo durante toda su vida, aunque supuestamente adoptó a un sobrino cuando tenía cierta edad. Heródoto lo menciona en sus crónicas al haber predicho un eclipse. Diógenes Laetius habla de sus ancestros nobles en Tiro y Plutarco lo cita en una reunión con Solón, el Padre de la Democracia, aunque no existe ninguna prueba fehaciente de ninguno de estos hechos.

Lo que sí sabemos es que Tales fue un joven que se interesó por temas muy variados. El mismo Laetius nos cuenta cómo durante un viaje de estudios a Egipto, Tales fue capaz de utilizar la geometría para medir la altura de las pirámides. Conocedor de las proporciones y características de los triángulos, además de los conocimientos egipcios al respecto,  el aún joven Tales y la pirámidecientífico espero a una hora en la que su sombra era igual que su altura y dedujo que, siendo que todos los triángulos rectos son similares, dedujo que la altura de la pirámide sería la misma que la longitud de su sombra medida desde el centro de la base, y no se equivocó. Tales en realidad, no había descubierto nada nuevo, pero tuvo el cuidado de organizar sus descubrimientos y desarrollar dos teoremas geométricos que aún son aceptados y utilizados en las matemáticas modernas.

En total, Tales ha recibido crédito por cinco teoremas de geometría:

  1. Un círculo es dividido en dos partes iguales por su diámetro.
  2. Los ángulos en la base de cualquier triángulo isósceles son iguales.
  3. Si dos líneas rectas se intersectan, los ángulos opuestos creados son iguales.
  4. Si un triángulo tiene dos ángulos y un lado igual de otro triángulo, los dos triángulos son iguales en todos los aspectos
  5. Cualquier ángulo inscrito dentro de un semicírculo es un ángulo recto.

Buena parte de los conocimientos adquiridos también sirvieron a Tales para medir la distancia de un barco al puerto, lo que le granjeó la amistad de los comerciantes. Ahora bien, Tales no se hizo rico por ninguno de estos descubrimientos, aunque seguramente lo sería ahora considerando el éxito que han tenido. Pero en el título de esta entrada prometía explicar cómo Tales sí ganó una fortuna prediciendo el tiempo, así que tendré que contaros la siguiente anécdota.

Como muchos otros filósofos de su tiempo, el Sabio de Mileto era el objeto de las burlas de muchos de sus conciudadanos, quienes consideraban la contemplación de la naturaleza y el raciocinio Olivascomo una pérdida de tiempo que no conseguía ningún beneficio. Un día nuestro amigo se cansó de las mofas y decidió buscar la manera de demostrar que la filosofía si podía ganarle un buen dinero. Sabedor de que el aceite de oliva era un producto altamente preciado por las culturas mediterráneas, Tales dedicó un tiempo a observar las características del cultivo del olivo, necesidades de agua y sol, tiempo de maduración, fechas idóneas de cosecha, etc. Cuando se sintió lo suficientemente informado, estudió los patrones del clima en su zona y predijo, sin decírselo a Almazaranadie, que la siguiente cosecha de aceituna sería excepcionalmente buena. Tales entonces compró o alquiló todas las prensas de aceite de la región y, cuando llegó el tiempo de la molienda, los agricultores que se mofaban de él descubrieron que había monopolizado las almazaras y se vieron obligados a pagarle altos precios para utilizarlas antes de que la fruta se les echara a perder. Tales ganó una fortuna, pero su principal satisfacción fue demostrar que el estudio no era una pérdida de tiempo.

Esta anécdota puede servir muy bien a aquellos padres que sufren para conseguir que sus hijos estudien ciencia. Ahora que estamos en época de exámenes, probablemente sería una buena idea Thales_of_Miletuscontárselas y, por si no fuese suficiente, recordarles las decenas de empollones que en los últimos años han hecho fortuna en el mundo de internet. Puede ser una táctica algo sinvergüenza, pero eficaz. En todo caso, Tales de Mileto tiene su lugar en la historia como uno de los fundadores y propulsores de la revolución científica que tanto ha hecho por despertar a los hombres del sueño de la superchería. Un hombre con muchas facetas al que le debemos buena parte de nuestros conocimientos teóricos y prácticos en más de un campo de estudio, y una inspiración para jóvenes y adultos por igual. Bienvenido al Olimpo de la Ciencia Tales.

 

Anuncios

Acerca de J.G.Barcala

Profesor y traductor de idiomas. Comprometido con la libertad, la democracia y el progreso. Aventurero y viajero empedernido. Escritor de todo lo que se preste.
Esta entrada fue publicada en Científicos, Grecia y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Cómo hacerse rico prediciendo el tiempo.

  1. Rosa Ave Fénix dijo:

    Me quito el sombrero (no llevo pero es una gran expresión) ante personajes como Tales y otros muchos que han dedicado sus vidas a la ciencia, pero tal como explicas, han tenido que pasar por burlas, hasta que han visto cuan erróneos estaban. Tu a mi me ilustras, ya que muchas entradas que haces, hay muchos datos que son desconocidos por mi y que no me han entrado en mi coco. Por ejemplo la geometría, aparte de saber lo que es un prisma…etc. lo de los cálculos para mi… ni pum!!!!!
    De nuevo gracias un abrazo.

    • J.G.Barcala dijo:

      Hola Rosa, creo que somos muchos los que sentimos una profunda admiración por los científicos del pasado, que hicieron maravillas con muy pocos recursos, y que sentaron las bases del conocimiento moderno. Tales fue uno de los pioneros, y por ello lo elegí para la entrada de hoy.
      Mil gracias por tu comentario. Un besín.

  2. Hola Jesús,
    aunque conocía alguno de los datos de Tales de Mileto que tan bien nos explicas en el artículo, he alucinado con la anécdota. Me imagino que era de esas personas que no daban más valor que el mínimamente necesario al dinero y a las riquezas. Suya es la frase “la esperanza es el único bien común a todos los hombres; los que lo han perdido todo, la poseen aún”. Esperanza, ciencia, saber, conocimiento… esas eran las verdaderas riquezas que él asumía. ¡Un genio! Gracias por acercarnos su figura.
    Un saludo

    • J.G.Barcala dijo:

      Hola Francisco, Tales siempre ha sido uno de mis personajes de la historia, por su sagacidad, audacia y por todo el conocimiento que nos dejó. Desconocía que esa famosa frase fuese suya, y tenía mucha razón al decirla, pues es verdad que es lo último que perdemos. Esperemos entonces que su legado continúe apasionándonos…muchas gracias por tu comentario y un fuerte abrazo.

  3. eduardo dijo:

    Jesús, conocía algunos hechos de Tales de Mileto en el aporte de la ciencia. Muy bien escrito ya que es entretenido y conciso. En general, tendemos a menospreciar los conocimientos que tenían pueblos de la antigüedad. Es por eso que muchos terminan creyendo que, por ejemplo, las pirámides de Egipto fueron diseñadas por extraterrestres. Ojalá los que estamos en ciencia podamos ser capaces de transmitir ideas y conceptos como lo haces tú. Saludos

    • J.G.Barcala dijo:

      Hola Eduardo, tienes mucha razón en cómo la falta de conocimiento nos lleva a creencias erróneas sobre muchos de los temas del pasado. Yo sólo intento poner mi granito de arena para divulgar la historia, en la que incluyo hechos que tienen que ver con la ciencia. Soy un seguidor de la corriente llamada Big History, que no se si conozcas ya, pero de la que me gustaría hablar contigo un poco más a fondo.
      Muchas gracias por tu amable comentario, te buscaré este fin de semana…
      Un cordial saludo.

  4. Excelente artículo Jesús es muy ilustrativo y nos demuestra como aquellos grandes filósofos tenían sus mañas para demostrarle a la gente la importancia y valor de las ciencias. Muy fluido y ameno tu artículo. Felicidades.

  5. Cristina dijo:

    Gracias Jesús. Pues sí. Se lo explicaré a mi hijo a ver si le entra el gusanillo del estudio porque lo que le entra ahora es hacer dinero dándole patadas a una bola…😁

    • J.G.Barcala dijo:

      Gracias a tí Cristina, y suerte con el pequeño, que es época de exámenes…un besín…y lo del fútbol es normal, todos a esa edad soñamos con vivir de la patada, hasta algunos se nos pasa…el arroz…
      Muchas gracias por comentar…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s