¿Por qué los tiburones y los cocodrilos han cambiado tan poco en cien millones de años?

(ADVERTENCIA: No apto para expertos en evolución).

Dos de las criaturas más feroces de la naturaleza; dos iconos de la depredación; dos de esos animales con los que nadie querría encontrarse frente a frente, y con razón, son también dos especies animales de las muchas que han  sobrevivido cataclismos, sequías, edades del hielo y rompimiento y nacimiento de continentes a lo largo de millones de años, apenas sufriendo avances evolutivos en su apariencia y comportamiento. Ambos animales vivieron en tiempos de los dinosaurios e incluso se alimentaron de ellos, pero mientras aquellos desaparecieron tras el evento de extinción K/T, los invitados a la entrada de hoy siguen rondando mares y ríos, como si el tiempo no hubiese pasado por ellos. Las razones por las cuales estos es un hecho no son un secreto y tienen que ver con los mecanismos de la evolución, y por eso puse la advertencia al principio, pero he creído que a muchos de mis lectores les puede parecer interesante. El número de visitas a este blog durante hoy dirán si me he equivocado, o no…

Bueno, parece que entre un cocodrilo y un tiburón gana el primero...

Bueno, parece que entre un cocodrilo y un tiburón gana el primero…

Como bien sabemos, la evolución es un proceso natural por la cual plantas y animales sufren cambios físicos provocados por mutaciones o la combinación de los genes de sus progenitores. En pocas palabras, cuando nace un bebé o una nueva planta esta adquiere parte de las características del padre y otras de la madre. Así, el nuevo individuo, no será un clon, como puede resultar de la reproducción asexual, sino que nacerá como un ser único, con sus peculiaridades, que pueden o no ser una ventaja para la supervivencia en el entorno en el que vive. Todos los seres vivos evolucionan, y algunos han dado saltos cualitativos que los han transformado completamente, como los pequeños dinosaurios que se convirtieron en aves o, sin ir muy lejos, unos primates que hace 60 millones de años parecían zarigüeyas y cuyos descendientes más grandes, lampiños y en cierta forma más inteligentes, en la actualidad son capaces de inventar y construir un ordenador desde el cual escribir historias para sus más astutos lectores. Pero, ¿por qué los tiburones y los cocodrilos apenas han cambiado? Respuesta: porque no les ha hecho falta.

Hace unos 400 millones de años, mucho antes incluso de que los diplodocus y los T-Rex dominaran la Tierra, surcaba los mares  una especie de pez que ahora conocemos como Cladoselache. De casi dos metros de longitud, este tiburón primitivo ya mostraba las aperturas branquiales y la forma de torpedo de sus descendientes actuales, además de su estructura cartilaginosa y sus múltiples hileras de dientes capaces de regenerarse. Poco después, entre 345 y 280 millones de años, el Stethacanthus, algo más pequeño, presentaba las típicas aletas que a ayudarían a cualquier bañista a nadar los cien metros en cinco segundos. Ambas especies eran grandes depredadores, pero terminaron por desaparecer para dar lugar a una nueva versión aparecida hace unos 100 millones de años, y que muy poco o nada ha cambiado desde entonces.

Antes de que surgieran los cocodrilos “modernos”, en el Triásico tardío (225-215 millones de años), hicieron compañía a los dinosaurios unas criaturas que oficialmente no están catalogadas como cocodrilos, pero que ya presentaban algunas de sus características físicas, como su bajo cuerpo alongado, patas abiertas y su hocico estrecho y puntiagudo. Ejemplos de estos son el Rutiodón y el Mistriosuchus, que ya habitaban en los pantanos, pero que aún les rutiodonWCquedaba buena parte del camino evolutivo. Hace unos cien millones de años existió también el llamado Súper-Croc o Sarcosuchus (no relación con el anterior presidente francés), de hasta 13 metros de envergadura y 10 toneladas de peso, pero esta especie desapareció al mismo tiempo que los dinosaurios, pues su enorme tamaño requería de las grandes cantidades de alimento que ya no estaban disponibles después de que un meteorito golpeara la Tierra en Chicxulub. Pero sus parientes más pequeños, muy acostumbrados a vivir en el agua, si sobrevivieron, y son los que ahora vemos, gracias a Dios, sólo en documentales y zoos.

greatwhiteshark

Ya habréis adivinado la razón por la cual estos poderosos depredadores no han cambiado mucho, y no es otra que desde hace decenas de millones de años son perfectas máquinas de matar. Pocos o ningún animal son capaces de plantarle cara a tiburones y cocodrilos y estos sí que pueden comerse a casi cualquier otro. Los cambios que sus especies han podido sufrir, no han tenido demasiado éxito, pues no han presentado ninguna ventaja, ningún avance en su carrera por la adaptación al entorno y, simplemente, han desaparecido. Eso no quiere decir que la evolución se haya detenido en estos animales, sino que, hasta ahora, no les ha hecho falta, y digo hasta ahora porque en las últimas décadas les ha surgido el primer depredador en mucho tiempo que sí es capaz de poner en peligro su existencia, el hombre. Estoy seguro que tanto tiburones como cocodrilos han vuelto a la senda de la evolución (un decir, pues ningún ser vivo abandonar la evolución temporalmente), empujados por la presión del hombre, y que me corrija algún experto si me equivoco.

Anuncios

Acerca de J.G.Barcala

Profesor y traductor de idiomas. Comprometido con la libertad, la democracia y el progreso. Aventurero y viajero empedernido. Escritor de todo lo que se preste.
Esta entrada fue publicada en Big History, Biología, Evolución, Fósiles y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a ¿Por qué los tiburones y los cocodrilos han cambiado tan poco en cien millones de años?

  1. Rosa Ave Fénix dijo:

    No soy experta en evolución…ufff… nada de eso, por ello es interesante lo que publicas.
    Jeje… no soy experta pero te mandaré una foto que ya me dirás que te parece
    Abrazo pero no de “coco”….

    • J.G.Barcala dijo:

      Hola Rosa,
      yo tampoco soy experto, pero como respondía en otro comentario, creo que no hace falta serlo para darse cuenta de lo que expongo en mi entrada.
      Qué foto! y que valiente! yo no sé si me hubiese atrevido, por muy medio dormido que estuviese…sólo alguien como tú es capaz de cargar en sus brazos a uno de estos cocodrilos…enhorabunea!
      Muchas gracias amiga por este y todos tus comentarios, no veas lo que me alegran…;)
      Un besito sin dientes…

  2. grojol dijo:

    Ya me gustaría corregirte pero, lamentablemente, ni soy experto ni dudo de tu ojo clínico: la mano del hombre empuja inexorablemente.
    Saludos

    • J.G.Barcala dijo:

      Hola Grojol,
      yo tampoco soy un experto, pero creo que no hace falta serlo para advertir lo poco que han cambiado estas criaturas en millones de años, y las razones por las que no lo han hecho.
      Pero tienes mucha razón, la mano del hombre empuja inexorablemente, y yo añadiría, a la destrucción…
      Muchas gracias por tu comentario.
      Un abrazo.

  3. Hola Jesús,
    yo no seré ese experto ¡ja, ja, ja! Me has hecho cuestionar algo que nunca me lo hubiera planteado y pienso que con la argumentación de tu artículos tienes toda la razón. Por cierto,¡nadar cien metros en 5 segundos! ¡Ostras! Casí como los coches más veloces de la actualidad. Y el tamaño de esa bestia llamada Súper-Croc, ¡13 metros!. Esta noche tendré pesadillas…
    Un abrazo

    • J.G.Barcala dijo:

      Hola Francisco,
      durante estos días que he estado escribiendo sobre grandes monstruos, me he puesto a pensar en qué haría si me encontrara de frente con uno de ellos. Aparte de perder el control de más de un esfínter, creo que podría romper cualquier récord de velocidad, y no sólo yo…
      En verdad estas criaturas dan miedo, y no es para menos, pues las probabilidades de supervivencia son muy bajas. Prefiero admirarlas desde lejos o a través de un cristal de acuario. Lo mejor es que dan material para más de un artículo…
      Muchas gracias por comentar.
      Un cordial saludo.

  4. Dessjuest dijo:

    Yo también lo pienso, que si no evolucionaron es porque son perfectos tal y como son, auténticos depredadores sin parangón, la duda que me surje es el por qué no han evolucionado lo suficiente las especies que son sus presas o si esa evolución se trata simplemente de ser más para que la criba les permita sobrevivir como especie.

    • J.G.Barcala dijo:

      Hola Dess,
      tanto cocodrilos como tiburones han evolucionado poco desde tiempos inmemoriales, al menos desde el punto de vista del ciudadano común, pues los expertos ya me han machacado con detalles y tecnicismos. Tu pregunta es magnífica, y a mí no se me había ocurrido, pero pensándolo bien, yo creo que sus víctimas si han evolucionado, y por eso no se han extinguido. Puede que no hayan mejorado sus posibilidades de vivir mucho tiempo, pero si las de reproducirse, ya sea haciéndolo a una edad más temprana, antes del primer encuentro con su depredador, o haciéndolo en cantidades exorbitantes para asegurar que algunos sobrevivan.
      No soy un experto en el tema, pero imagino que algo hay de eso. Espero algún biólogo nos iulmine..
      Muchas gracias por tu comentario.
      Un cordial saludo y feliz finde!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s