¿Por qué nos gustan tanto los dinosaurios?

Siempre he dicho que la historia tiene cinco estrellas comerciales en su seno, etapas o grupos que, por alguna razón tienen más popularidad entre el público en general que otros periodos. Puedo equivocarme, pero un simple examen al acervo divulgativo de nuestra cultura moderna, libros, tratados, películas, documentales e incluso juguetes, deja entrever la preferencia entre jóvenes y mayores de los “cinco grandes”: dinosaurios, momias, gladiadores, caballeros medievales y nazis. Buscando en Google, los grandes lagartos ofrecen 56.100.000 resultados; las momias 9.600.000, los luchadores del Coliseo 13.700.000, y así por el estilo. Obviamente el buscador ubicuo no es el Santo Grial del arte de Clio, sólo es un ejemplo claro, pero para asegurarnos basta con pasearnos por una tienda de libros o DVD’s y ver cuántos están dedicados a uno de estos temas. Sólo sobre la Segunda Guerra Mundial, yo tengo más de 300 libros y he contado 32 películas, aparte de los cientos de ellas que sobre ese conflicto se pueden ver en Youtube.

JP

Pero hoy toca hablar de los entrañables y no muy bien ponderados grandes lagartos. A pesar de que no tengo hijos, me consta por mis actividades profesionales que la gran mayoría de niños tienen en casa al menos un par de libros sobre los dinosaurios y, por lo general, un buen surtido de especímenes de plástico de todos los tamaños, aunque casi nunca anatómicamente correctos. Y hablando de películas podríamos estarnos horas, pero para ahorrar tiempo os dejo la selección de un experto de los mejores largometrajes sobre dinosaurios, algunos de los cuales, como El Mundo Perdido, lleva ya varias versiones, lo que demuestra su popularidad. Sospecho que no necesitáis que os intente convencer más. A niños y adultos nos gustan los grandes lagartos prehistóricos, la cuestión es, ¿por qué?

Para empezar, creo que mucho tiene que ver su tamaño, y eso que no todos los dinos eran tan grandes o más que una casa. De hecho, de los aproximadamente 500 dinosaurios encontrados y nombrados, la mayoría no superaría a los animales actuales, y Diplodocusalgunos eran tan pequeños como sus descendientes los pollos. Pero claro, esos apenas y lo conocen los más avezados, y los favoritos son los brazi-cortos Tiranosaurios y los titánicos Diplodocus. El tamaño importa, e impresiona. Además, las dimensiones de los dinosaurios siempre han sido una importante rama de su estudio, ¿cómo tamañas moles podían moverse y qué cantidad de alimento necesitaban para mantenerse y crecer? A esto hay que añadir los magníficos e impresionantes esqueletos que se conservan. ¿Alguien conoce algún museo de Ciencias Naturales que no tenga su gran protagonista en el mismo lobby? Y qué os apuesto que son los huesos de un T-Rex o algún primo de dimensiones similares y no un enano Compsognathus.

T-Rex en Las Vegas

También está la cuestión de la ferocidad. Nuevamente, mientras más temibles parezcan más populares son los dinos. Sus quijadas con dientes del tamaño de un machete, sus garras que de un zarpazo nos partirían en dos, sus colas martilleantes que nos harían puré con sólo una caricia. El miedo nos despierta sensaciones primarias, nos hace reaccionar, nos hace sentir vivos. Y los dinosaurios asustan, pero como no son más que fósiles, nos sentimos seguros ante su presencia, una especie de masoquismo limitado, y el masoquismo es inherente al ser humano, sino que se lo digan a los fumadores, a los que comen tanto picante que se destrozan el estómago, a los que han firmado algún certificado de matrimonio, o dos…

Niño y dino

Los dinosaurios son uno de los mejores representantes del misterio de la vida en la Tierra. ¿Cómo nacieron? ¿Cómo vivían, cómo desaparecieron? preguntas todas que han impulsado el estudio de la paleontología, de la biología y de otras ciencias, aumentando nuestro conocimiento. Es verdad que los expertos investigan todo tipo de organismos arcaicos, pero os garantizo que la búsqueda de los dinosaurios se lleva la mayor parte de las ayudas en estos campos y atraen buena parte de la atención de los medios, y repito, ¿quiénes son las estrellas de los museos, las diatomeas o las garras de velociráptor?

Igual que Homo sapiens, los dinosaurios fueron en su momento amos y señores del planeta. No son nuestros antepasados directos, pero si lo vemos como nuestros antecesores como grupo dominante. Ellos nos legaron el mundo, y los respetamos porque sabemos lo difícil que es mantenerse no ya unos milenios como hemos hecho nosotros, sino decenas de millones de años en el poder.  Eran como nuestros superhéroes de la actualidad, tenían poderes especiales y podían hacer lo que querían. Sólo un dinosaurio más grande se atrevería a ladrarles, y eso nos impulsa a respetarlos y admirarlos. Al menos hasta que llegó un visitante a Chicxulub.

K T event

Si los dinosaurios no hubiesen desaparecido, muy probablemente nuestros pequeños ancestros mamíferos no se hubiesen atrevido a salir de sus cubiles para dominar el mundo. Les debemos mucho, o todo. La historia de los dinosaurios es parte de la nuestra. Los admiramos, los respetamos, y compramos todo lo que tenga que ver con ellos, y así seguirá siendo mientras esta frágil especie de bípedos se pasee por la Tierra. Ayer precisamente, le comenté a una alumna de 10 años que pensaba publicar este artículo y me respondió. –¡Vaya! Al fin escribes sobre algo interesante… ¿A alguien no le gustan los dinosaurios?

Acerca de J.G.Barcala

Profesor y traductor de idiomas. Comprometido con la libertad, la democracia y el progreso. Aventurero y viajero empedernido. Escritor de todo lo que se preste.
Esta entrada fue publicada en Big History, Biología, Dinosaurios, Fósiles y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

16 respuestas a ¿Por qué nos gustan tanto los dinosaurios?

  1. Hola Jesús,
    puede que de más mayores perdamos ese interés por estas inmensas criaturas pero de lo que no hay duda es que de pequeños hemos soñado con ellos en más de una ocasión. ¡56 millones en Google! ¡Qué barbaridad! No, sí a pesar de haber desaparecido están más presentes que muchos otros animales.
    Saludos monstruosos

    • J.G.Barcala dijo:

      Hola Francisco,
      Yo creo que más que perder el interés por los dinosaurios, los adultos tenemos que ocuparnos de otras prioridades, como comprarle a nuestros hijos libros y dinosaurios de plástico…:P
      Pero vamos, que creo que estas criaturas estarán por siempre entre nuestros favoritos. Algún día dominaron la Tierra igual que lo hacemos nosotros, y eso es digno de admiración y respeto, pues bien sabemos lo difícil que es. Sólo espero que no tengamos un final parecido…
      Muchas gracias por coemntar. Un abrazo.

  2. anitagriese dijo:

    Acertaste, estimado profesor Barcala! Gracias, por acercarte al tema. A tu alumna – y quizás a algún que otro lector apasionado de tus publicaciones – seguramente le hubiera gustado leer algo mas sobre los dinos.

    • J.G.Barcala dijo:

      Hola Anita,
      siempre me han gustado los dinosaurios, y no es difícil darse cuenta de que no estoy solo. Su grandeza, su ferocidad y, especialmente el hecho de que podemos admirarlos ahora sin peligro de ser devorados, los hace ,muy atractivos. Y ojalá se queden como están, bien muertitos…😉
      Muchas gracias por comentar y un besín.

  3. Pingback: ¿Por qué nos gustan tanto los dinosaurios?

  4. Stella dijo:

    Hoy en una de las páginas del diario El país de Uruguay, salió un artículo sumamente interesante, que agrego pidiéndote permiso. ” Una persona puede caminar entre los dinosaurios. Parece utópico pero gracias a la realidad virtual, es posible. Cinco estudiantes de ingeniería lo hicieron posible, a través de un proyecto de grado.
    Resumiendo: Los lentes tienen sensores que detectan los movimientos de la cabeza. Por lo que si uno gira, la cámara virtual también lo hace, Por tal motivo uno puede darse cuenta del tamaño de lo dinosaureos. Si uno avanza, para conocerlos, éstos despiertan y tal vez asustan. El ruído ambiente, a través de los sonidos de los pájaros y de los propios dinosaurios, intensifican la sensación de estar en ése sitio, por toda la selva.”
    Para todos, y en especial para tí como docente el sitio de la exhibición es en la Universidad ORT de 9.00 a 21.00. ( Cuareim 1451) El acceso es libre.
    Estás especialmente invitado.

    • J.G.Barcala dijo:

      Hola Stella,
      me parece apasionante que la tecnología nos de la posibilidad de “caminar entre dinosaurios”. Ojalá y algún día esa exposición llegue a España, o mejor, ojalá y me saque la lotería y pueda yo ir a Uruguay para visitarla en persona (me gusta más esta segunda opción). Me encantan los dinosaurios desde que era un niño, y no soy el único. Seguro tendrán mucho éxito!
      Muchas gracias por el tip y por comentar amiga.
      Un besín.

  5. Andrés dijo:

    Nunca he leido antes tu blog, lo he conocido gracias a la web meneame. Te voy a hacer el primer comentario de esta noticias y siento decirte que no te va a gustar, porque ni los dinosaurios son lagartos y ni los dinosaurios son Historia. La Historia solo se ocupa de la especie humana. Un saludo.

    • J.G.Barcala dijo:

      Hola Andrés,
      creo que todo el mundo sabe que los dinosaurios no son lagartos, pero he utilizado ese nombre porque “dinosaurio” significa en griego “gran lagarto”, y no por otra cosa. Ahora bien, sobre los límites de la historia, somo muchos los que hace tiempo hemos abandonado esa incongruencia convencionalista que dice que la historia sólo empieza con el primer documento escrito. La historia es todo nuestro pasado, y eso incluye el origen de nuestro universo, nuestro planeta y la vida, y como no, los dinosaurios.
      Muchas gracias y un cordial saludo.

  6. Los dinosaurios son interesantes. Pero, después de muchos años, creo que es más interesante la extinción del pérmico-triásico y sus conseciencias. Creo que es más interesante un mundo de infierno con mares llenos de escorpiones gigantes, el amanecer de los dinosaurios, y el ocaso de los mamieferoides que habían gobernado la tierra. O el tema de la extinción… Yo creo que un meteorito reventó una parte de la corteza, y en el opuesto, todo empezó con un declive. Es fascinante.

  7. Es como dices, el respeto por otra especie que dominó el planeta. Y el tamaño influye.

    • J.G.Barcala dijo:

      Jeje, seguro que, al menos en este caso Deimos, el tamaño importa…;) si los dinosaurios no hubiesen sido tan grandes, no creo que nos causaran tanto respeto…
      Muchas gracias por comentar. Un cordial saludo.

  8. leilani dijo:

    hola soy leilani y me gustan los dinosaurios porque son feos osea

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s