De cómo los romanos se limpiaban el trasero después de ir al baño.

Hoy hace un año que publiqué esta entrada, y la red se volvió loca…mi eterno agradecimiento a los más de 200.000 lectores que lo han visitado. Un abrazo a todos.

Ciencia Histórica

(ADVERTENCIA: Si eres de estómago débil, te recomiendo leas algún otro de mis artículos en el blog. En todo caso, esta entrada no debería leerse justo antes o después de comer. No me responsabilizo de cualquier desaguisado. :P)

Cuando decidí abrir esta bitácora, mi intención principal fue la de acercar al público en general al estudio de la historia y la ciencia en todas sus acepciones, los grandes eventos, pueblos y personajes que han marcado la vida de los humanos sobre nuestro planeta, pero principalmente quería escribir sobre aspectos poco conocidos e interesantes del pasado. El tema que nos ocupa hoy, busca dar a conocer un elemento recóndito aunque eminente en la vida diaria de los romanos, y no es más que sus costumbres a la hora de hacer sus necesidades.

Ver la entrada original 695 palabras más

Acerca de J.G.Barcala

Profesor y traductor de idiomas. Comprometido con la libertad, la democracia y el progreso. Aventurero y viajero empedernido. Escritor de todo lo que se preste.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a De cómo los romanos se limpiaban el trasero después de ir al baño.

  1. Hola Jesús,
    me encantó volver a leerla. No me extraña que gustara. Pero… ¡200.000, qué pasada!
    Un abrazo y sigue publicando artículos, creo que todos estamos en deuda contigo.

    • J.G.Barcala dijo:

      Hola Francisco,
      hace un año mi blog era poco conocido, y pensé que muchos de mis lectores se la habían perdido, además que quería hacerle un homenaje a los romanos que tanto me han dado…;)
      Ya luego te cuento cómo ha ido estos días…
      Un abrazo.

  2. Adrián dijo:

    gracias a esta historia conocí este gran blog.

  3. Rosa Ave Fénix dijo:

    Seguramente la primera vez que lo publicaste, aún no entraba en tu blog. Me ha gustado leerlo, me gusta saber de ls romanos, ya lo sabes. En Efeso tuve la oportinidad de sentarme en uno de esos “escusados”, me jizo gracia, lo que no sabía era lo de las escobillas…jejejejej “que limpitos ellos”!!!!!!!!!!!!!

    • J.G.Barcala dijo:

      Hola Rosa,
      este artículo tuvo mucho que ver con el éxito de Ciencia Histórica. Antes de publicarlo, apenas unos cientos de lectores me visitaban cada día, pero después no hemos parado de crecer. Es por ello que decidí volverlo a publicar, pues además muchos lectores me lo habían pedido. Espero lo hayas disfrutado…;)
      Muchas gracias por comentar. Un besín higiénico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s