Hindenburg und Luddendorf.

No, no es un trabalenguas; tampoco es el nombre de dos niños en un cuento de los hermanos Grimm ni las mascotas de un mundial de fútbol en Alemania. Paul von Hindenburg y Erich Luddendorf fueron dos militares alemanes clave en el desarrollo de la Primera Guerra Mundial, y cuya influencia en la política de la postguerra fue indispensable para la ascensión de Hitler a la Cancillería. Sus vidas hasta 1914, en general, fueron bastante grises, pero a partir del inicio de las hostilidades, la pareja formó un tándem inseparable que los llevaría a las más altas cotas de poder y responsabilidad en el futuro político de Alemania. No puede entenderse uno sin el otro, y es por ello que he decidido narrar conjuntamente sus biografías.

Paul Ludwig Hans Anton von Beneckendorff und von Hindenburg nació en 1847 en la ciudad de Posen (actual Poznan en Polonia), hijo de un aristócrata prusiano y la hija de un médico. La familia de su padre descendía y seguía siendo una de las mejor reputadas de Prusia, pero el origen menos noble de su madre siempre lo Paul v. Hindenburgavergonzó, y apenas la menciona en sus memorias. Cosas de los “nobles”. Muy joven, Paul se matriculó en la escuela de cadetes de Whalstatt, y luego en la de Berlín. Al graduarse en 1866 fue nombrado teniente y ese mismo año peleó en la Guerra Austro-Prusiana. Cuatro años después participó en la Guerra Franco-Prusiana y, gracias a sus orígenes nobles, fue seleccionado para acudir como guardia a las negociaciones del Palacio de Versalles tras la rendición de Francia. Las siguientes décadas transcurrieron sin sobresaltos, sin aspavientos. El joven oficial fue ascendido cuando le tocaba según las normas del ejército, llegando hasta el rango de General de la Infantería cuando se retiró del ejército en 1911.

Erich Luddendorf tuvo una infancia similar a la de su futuro jefe. Nació en 1865 en una aldea cercana al mismo Posen, cuna de Hindenburg y, aunque su familia no era de tanto abolengo, no le faltó nada al niño Erich, que a la edad correspondiente, partió asimismo a la escuela de cadetes. Luddendorf no llegó a tiempo para participar en ninguna guerra en su juventud, pero sí se distinguió como alumno, graduándose como primero de la clase, y demostró sus capacidades como oficial en todas sus posiciones, Erich_Ludendorffrecibiendo a menudo menciones de sus superiores, lo que le sirvió para ascender de rango rápidamente, llegando a Coronel en 1911, el mismo año en que Hindenburg se retiraba. Cuando empezó la guerra, Luddendorf fue nombrado Sub-Jefe del Estado Mayor del Segundo Ejército Alemán, bajo el General Karl von Bülow. Dicho nombramiento se debía al buen conocimiento que el prestigioso soldado tenía de las fortificaciones alrededor de la ciudad belga de Lieja, que sería uno de los más importantes  obstáculos del Plan Schlieffen, y que en los primeros días de la invasión, demostró ser un hueso muy duro de roer. Por ello, el 5 de agosto de 1914,  el Alto Mando nombró a Luddendorf comandante de la Brigada 14 a cargo de la toma de Lieja. El nuevo líder ordenó rodear por completo la zona para evitar la llegada de refuerzos y pidió que se enviaran a la zona los enormes cañones de sitio construidos por Krupps. Diez días después, la fortaleza estaba en manos de los alemanes y Luddendorf recibió la más alta condecoración del ejército alemán del mismo Kaiser Wilhelm II, la medalla Pour le Merite.

Pero las cosas no marchaban tan bien en el frente oriental. Contrariamente a la suposición del Plan Schlieffen, los rusos se habían movilizado en dos semanas y ya habían cruzado la frontera de Prusia Oriental, un contratiempo que obligó al alto mando a llamar al retirado Hindenburg para pedirle que se hiciera cargo de la situación, con Luddendorf como su mano derecha. Ya en el tren que los transportaba a su destino, los dos generales se dispusieron a planificar su estrategia para frenar, y posiblemente destruir a los ejércitos rusos. En una serie de movimientos rápidos aprovechando los ferrocarriles, ideados por Luddendorf, los alemanes derrotaron al Segundo Ejército ruso en la Batalla de Tannenberg, para luego volver y enfrentarse por separado con el Primer Ejército en la Batalla de los Lagos Masurianos. Hindenburg y Luddendorf fueron premiados como héroes por sus éxitos en el frente y, cuando en agosto de 1916, el General Falkenhayn renunció a su cargo como Jefe de la Junta del Eatado Mayor, Hindenburg, ya Mariscal de Campo fue su reemplazo, con Luddendorf como Intendente General.

Hindenburg, el Kaiser y Ludendorff

Hindenburg, el Kaiser y Ludendorff

A partir de ese momento y hasta el final de la guerra, Hindenburg, la roca, nervios de acero, firme, inflexible, el “Héroe de Tanneberg”, fue la cara pública del ejército mientras que Luddendorf, errático, nervioso, fue el cerebro de la estrategia. Cada vez más su posición se reforzó como los líderes del pueblo, y cada día fueron absorbiendo más y más poder ante la inactividad del Kaiser. Los entonces inseparables generales dictaban todas las órdenes, pero no sólo las de naturaleza militar, sino aquellas que tenían que ver con el suministro de alimentos a la población, la seguridad e incluso las relaciones con los aliados de Alemania. Para 1918, Alemania vivía bajo un gobierno militar de facto, la llamada “Dictadura Silenciosa”.

La derrota no tuvo ninguna consecuencia seria para ninguno. Ambos fueron llamados como testigos en una investigación del Reichstag, pero su fama y popularidad evitaron cualquier imputación. Hindenburg se licenció nuevamente del ejército y se refugió en su mansión de Hanover; Luddendorf se auto-exilió en Suecia durante un par de años, donde se dedicó a escribir libros, en uno de los cuales promovió la idea de que la guerra había sido perdida por culpa de la traición de los políticos en Berlín, la llamada leyenda de la “puñalada en la espalda”, o Dolchstoss, que Hitler utilizó años después para alcanzar el poder. Precisamente la carrera del futuro Führer se entretejería en los destinos de los ya ancianos héroes.

Convertido en un ídolo de los partidos nacionalistas, Luddendorf participó en el Putsch de la cervecería organizado por Hitler en 1923. El golpe de estado falló y sus líderes acusados de traición, pero Luddendorf fue absuelto. Dos años después compitió contra su antiguo jefe por la presidencia de Alemania en la que Hindenburg llegó al poder a los 78 años. Aún así, al año siguiente fue elegido como diputado al Reichstag donde permaneció dos años representando a una coalición del Partido Popular Alemán de la Libertad junto con algunos miembros del Partido Nazi, pero en 1928 se retiró definitivamente. Murió en 1937.

Hitler nombrado Canciller por el Presidente von Hindenburg. Enero de 1933.

Hitler nombrado Canciller por el Presidente von Hindenburg. Enero de 1933.

Por otra parte, como habíamos visto,  Hindenburg llegó a la presidencia en 1925, y reelegido en 1932 compitiendo en esa ocasión contra Hitler, a quien derrotó. El viejo general despreciaba al “cabo de Bohemia” y, hasta enero de 1933, afirmó que nunca nombraría a Hitler Canciller bajo ninguna circunstancia. Decrépito, senil, cansado y bajo la influencia de su hijo Oskar y la camarilla que creyó poder controlar a los nazis, Hindenburg rompió su promesa y dio el cargo más importante de Alemania a Adolf Hitler. El viejo general murió al año siguiente. El resto es historia.

 

2 respuestas a Hindenburg und Luddendorf.

  1. dani dijo:

    Hay una errata, donde tuvieron problemas fue en el frente oriental. Bueno, problemas que hicieron que a ese frente fueran destinados los dos generales. El frente oriental siempre es el frente menos estudiado. Pero allí si hubo batallas decisivas y campañas en las que se conquistaron importantes territorios.

    • J.G.Barcala dijo:

      Tienes razón Dani, es una errata, pero ya la he corregido. Muchas gracias por avisarme…y también tienes razón al decir que el Frentes Oriental es el menos estudiado, probablemente porque la mayoría de hombres murieron en Francia. En todo caso, pronto subiré un artículo dedicado exclusivamente a Tanneberg.
      Gracias nuevamente y un cordial saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s